Sustratos y tierra para marihuana

9,99 €
rating 0 opinión

El Janecomix B'cuzz 50 L, es un sustrato de cultivo hecho con tierra ligeramente fertilizada y enriquecida con perlita, con pH especialmente adaptado para el cultivo de marihuana. Este sustrato permite una buena nutrición al inicio de nuestro cultivo, por lo que no se requiere fertilizar los primeros 10 días.

16,80 €
rating 0 opinión

Un producto orgánico de gran potencial es el Humus de Lombriz 25 kg, extraordinario fertilizante orgánico producto de la digestión de lombrices de tierra Eisenia foetida, que estimula el crecimiento vegetal aumenta la estabilidad estructural del suelo, reduce la erosión, y mantiene las reservas de nitrógeno, entre otras propiedades.

14,00 €
rating 0 opinión

Plagron Grow Mix consiste en una recopilación de los más populares tipos de turba  seleccionadas cuidadosamente. Contiene fibras de una gran variedad de tipos, lo que le aporta una ligereza y un nivel de oxigenación que es ideal para que un sustrato sea considerado  de calidad Plagron.

Sustratos Organicos para el cultivo de marihuana. Tierras organicas para cultivar marihuana.

Sustratos y tierra para marihuana 

El sustrato es un elemento esencial en el cultivo de Marihuana porque es el encargado de proporcionar todos los nutrientes que requieren las semillas recién germinadas.

Las plantas al principio de su vida, precisan una determinada cantidad de nutrientes que suele encontrarse en el sustrato orgánico, de manera que puede desarrollarse durante bastante tiempo sin necesidad de abono.

Es muy importante siempre tener en cuenta que es mejor abonar cuando la planta nos lo pida, mostrando los síntomas de una carencia, que sobrefertilizarlas, porque podríamos quemar la raíz dañando la planta de forma irreversible. Además, una planta sobrefertilizada requiere de más tiempo en recuperarse que una planta con una carencia a la que le suministramos el abono que precisa. Es falsa la creencia de que cuánto más abono, más rápido crecerá la planta, sino que es lo contrario, el exceso de abono puede matar a la planta.

Sin embargo, cuando la planta de Marihuana, nos demande un abono, mostrando una carencia ya podemos empezar a proporcionarle abono porque los nutrientes del sustrato habrán sido consumidos en su mayoría por la planta.

¿Qué sustrato requieren las plantas de Marihuana?

Las plantas de Marihuana necesitan sustratos que posean una buena textura para el desarrollo de sus raíces, capacidad de retención de aguay de drenaje así como un PH estable (alrededor de 6) y un mínimo de nutrientes.

Así, gracias al sustrato podemos mejorar el drenaje, la aireación, la capacidad de absorber agua, entre otros factores.

En este sentido, la elección del sustrato para Marihuana puede marcar la diferencia entre una buena y una mala cosecha.



Tipos de sustratos

En el mercado encontremos una varia oferta de sustratos para Marihuana, cada uno con sus características específicas.

Turba – Es material orgánico compuesto resultado de la putrefacción parcial de la vegetación en el agua ácida de zonas húmedas. Se pueden clasificar en dos grupos: turbas rubias y negras. Las turbas rubias poseen un mayor contenido en materia orgánica y están menos descompuesta, mientras que las negras  están más mineralizadas teniendo un menor contenido en materia orgánica.

Humus de lombriz - Se trata de un fertilizante de origen natural compuesto por detrictus de lombrices. Este sustrato se mejora con las características físico-químicas del suelo, aporta nutrientes y ácidos húmicos y fúlvicos. Es de asimilación rápida y contiene nitratos en abundancia para que la planta crezca de manera sana y vital. Otra de sus ventajas, es que aunque se emplee en exceso, el humus de lombriz no daña la planta de Marihuana. Además, mejora la textura del suelo y aporta vida micro bacteriana favorable al desarrollo de la planta de marihuana.

Fibra de coco – Es uno de los sustratos de Marihuana más populares y se obtiene del mesocarpio fibroso que envuelve la pulpa comestible del coco. Es un material 100% orgánico y muy estable, asegurando el mantenimiento de las características físicas de la planta. Presenta una alta porosidad (de hasta el 95%), por lo que aporta una buena distribución de aire agua. Por otra parte, tiene una alta capacidad de almacenar agua y nutrientes porque puede retener 8 o 9 veces su peso en agua, cuenta un pH neutro y permite un gran intercambio de nutrientes.

Vermiculita – Se trata de un mineral formado por silicatos de hierro y magnesio, perfecto para combinar con los sustratos proporcionando aireación e hidratación.
Su elasticidad y ligereza contribuyen a prevenir el apelmazamiento y la asfixia de las raíces en los sustratos y mejorar su respiración. Posee un pH neutro, retiene la humedad y los nutrientes para la planta, por lo que se suele utilizar para mezclar con otros sustratos.

Arlita – Es un sustrato poroso para el cultivo y está compuesto por arcilla. Al ser porosa, absorbe y libera el agua con nutriente según las necesidades de la planta.
Es limpio, ligero, no se descompone, mejora la aireación y está exento de enfermedades y parásitos.
Además, dispone de un ph estabilizado entre 5.5 y 6.5 que lo convierte en un excelente y soporte para hidrocultivo. Es un sustrato muy empleado para el drenaje del fondo de los recipientes y prevenir la aparición de hongos y enfermedades relacionadas con el exceso de humedad.

Lana de roca  - Es uno de los mejores sustratos para la marihuana. De origen mineral, está elaborada a partir de roca volcánica. Es el sustrato más empleado para la hidroponía por su ligereza y porosidad, que permite una gran aireación y desarrollo de las raíces.

Polímeros - Son macromoléculas (generalmente orgánicas) compuestos por la unión de moléculas más pequeñas llamadas monómeros. Son capaces de absorber entre 200 y 400 veces su volumen en seco. Se suelen mezclar en pequeñas dosis con el sustrato (entre el 5 y el 10%) para incrementar la retención de agua, lo que ayuda a espaciar los riegos.

Perlita – Contiene un alto porcentaje de silicio, es inerte, muy ligera y con el pH neutro. Mejora el drenaje, la retención de humedad del sustrato e incrementa la aireación de las mezclas.

Para finalizar, un consejo: A parte del sustrato y del abono, se aconseja realizar riegos intercalados con aguamiel (se prepara mezclando una cucharada con melaza de azúcar) por cada cinco litros de agua de riego, intercalando tres o cuatro riegos sólo con agua y uno de aguamiel. Así, se aumenta la vida bacteriológica en la planta de Marihuana. 

Sustratos y tierra para marihuana


En esta sección se pueden encontrar todos los sustratos orgánicos y tierras orgánicas para un cultivo excepcional de plantas de marihuana.


En el cultivo de marihuana, el sustrato es un primordial y esencial elemento ya que es el responsable de proporcionarle todos los nutrientes que las plantas requieren apenas están germinando, motivo por el cual se debe cuidar muy de cerca cuál será el sustrato que se escogerá como base o sustento alimenticio para las plantas.


Al inicio de la vida de las plantas de marihuana, es cuando requieren de una cantidad precisa y exacta de los mejores nutrientes para su óptimo crecimiento y desarrollo, estos nutrientes suelen hallarse en el sustrato orgánico, motivo por el cual se puede desarrollar en un largo tiempo sin requerir abono.


Un dato importante es recordar que es mejor abonar las plantas de marihuana cuando ellas mismas lo requieran, se sabrá cuando ellas tengan alguna carencia, que fertilizarlas de más, ya que de esta manera se podría quemar el sistema radicular de la planta sin poder revertir este efecto causado. Sin mencionar que cuesta más tiempo tratar de recuperar una planta que ha tenido exceso de fertilizantes que una planta que posee carencias en sus nutrientes y con suministrarle un buen abono se puede rescatar fácil y rápidamente. Es totalmente falso que mientras más cantidad de abono fertilizante se le aporta a la planta, más rápido crecerá o mejor será su desarrollo, de hecho ocurre todo lo contrario, brindarle en exceso todos estos nutrientes es bombardear la planta hasta matarla.


No obstante, al momento de observar que la planta de marihuana posee alguna carencia, es decir que requiera de abono, se puede comenzar a aportarle abono con los nutrientes requeridos, ya que los que se encontraban en el sustrato ya han sido gastados en su mayor parte por la planta.


Es de vital importancia saber cuáles son los sustratos que necesitan las plantas de marihuana, de lo contrario se le podría proveer de manera errónea y causar efectos dañinos en las mismas. Es por eso que necesitan sustratos con una excelente textura para brindarle a las raíces el ambiente ideal para su desarrollo, una buena capacidad de retención de agua y también capacidad de drenarla fácilmente, así como también un pH estable, siendo éste alrededor de 6 y también los nutrientes básicos requeridos por las plantas.El sustrato permite entonces mejorar varias características de la tierra en la que se cultiva la planta, pudiendo ser el drenaje, la capacidad de absorción, la aireación, y otros.


La escogencia de un sustrato para la planta u otro marcará la diferencia entre una buena cosecha y una mala, motivo por el cual se debe realizar ésto con mucha prudencia e información sobre las características y ventajas de cada tipo de sustrato.


Dentro los sustratos mayormente empleados para el cultivo de las plantas de marihuana se tienen los de turba, humus de lombriz, fibra de coco, vermiculita, arlita, lana de roca, polímeros y perlita.
La turba representa un material compuesto completamente orgánico, el cual nace como resultado de la parcial putrefacción de la vegetación en el agua ácida de las zonas muy húmedas. Existen dos tipos de turbas de acuerdo a la cantidad de materia orgánica que posean, encontrándose la turba rubia y la turba negra. Una turba rubia posee mayor índice de materia orgánica, encontrándose menos descompuesta, y por su parte, la turba negra se encuentra más mineralizada con un contenido de materia orgánica menor que las turbas rubias.


El humus de lombriz es un abono natural, que se encuentra compuesto por el excremento de las lombrices que han sido alimentadas con desechos orgánicos, tales como residuos de alguna cosecha, restos vegetales, estiércol de algunos herbívoros, entre otros). Este tipo de sustrato puede ser mejorado increíblemente con las propiedades físico-químicas del suelo en el que realizará el cultivo de las plantas, aportando los nutrientes y los ácidos húmicos y fúlvicos necesarios. El humus de lombriz es de rápida asimilación, contiene altos niveles de nitratos ideales para el crecimiento sano de la planta. Además, si este sustrato es empleado en exceso, la planta de marihuana no se verá afectada. Otra ventaja es que le aporta vida microbacteriana a las plantas, lo cual es muy favorable para el desarrollo de las mismas y mejora la textura del suelo, aportándole un mejor ambiente al sistema radicular.


Por su parte, la fibra de coco representa uno de los sustratos que más se emplea en el cultivo de las plantas de marihuana, es un producto muy popular y esto se debe a sus inigualables propiedades. La fibra de coco es obtenida del mesocarpio fibroso que se encuentra alrededor de la pulpa comestible del coco.


Es un abono muy estable y completamente orgánico, el cual asegura el prevalecimiento de las características físicas de las plantas. Este material al ser muy poroso, en ocasiones hasta un 95%, le proporciona al cultivo una excelente distribución de agua y aire, es capaz de almacenar el agua y los nutrientes de una manera óptima, pudiendo retener entre 8 y 9 veces su peso en agua. Además posee un pH neutro, lo cual hace posible el intercambio ideal de nutrientes.


La vermiculita es un material mineral que se encuentra compuesto por silicatos de hierro y magnesio, es ideal para mezclarse con los sustratos para proporcionar una aireación y una hidratación de las plantas óptima. Es un sustrato con elasticidad y muy ligero, lo cual ayuda a evitar el apelmazamiento, así como también la asfixia del sistema radicular de las plantas en los sustratos y colaborar con la respiración de este sistema. Así como la fibra de coco, la vermiculita posee un pH neutro, ayudando a retener el contenido de humedad y los nutrientes.


Se tiene también la arlita, un tipo de sustrato que es poroso y que está conformado por arcila. Sus propiedades son típicas de un material poroso, permite la fácil absorción y liberación del agua con nutrientes tal y como la planta lo necesite.


Este material es ligero, limpio, libre de parásito y enfermedades, no se desintegra y mejora la aireación de la planta. La arlita posee un pH estable entre los valores de 5.5 y 6.5, lo cual lo convierte en un material ideal para su uso en sistemas hidropónicos. Asimismo, es un sustrato que es ampliamente usado en el fondo de los recipientes para el drenaje, logrando la prevención ante el ataque de los hongos y de las enfermedades propias debido al exceso de humedad en el cultivo.


La lana de roca es conocida como uno de los mejores abonos para el cultivo de marihuana. Este sustrato es de origen mineral y se encuentra elaborada a base de roca volcánica. Este material es el que más se emplea en cultivos con sistemas hidropónicos, ya que tiene propiedades altamente porosas y es muy ligero, permitiendo una adecuada aireación y un excelente desarrollo del sistema radicular.


El sustrato de polímeros está compuesto por macromoléculas, que por lo general son orgánicas, formados por la unión de otras moléculas de menor tamaño denominadas monómeros. Los polímeros tienen una capacidad de absorción entre 200 y 400 veces su volumen en seco. Comúnmente son mezcladas con pequeñas dosis de sustrato, con el fin de aumentar otras propiedades, como la retención del agua.


Y la perlita, un material con un alto contenido de silicio, con pH neutro, un material inerte y muy ligero. Entre sus propiedades se tiene su retención de la humedad en el sustrato, el aumento de aireación y ayuda a mejorar el drenaje.