Fungicidas Hay 24 productos.

Fungicidas

Productos de Fungicidas

Mostrando 1 - 24 de 24 items

Este producto está especialmente indicado para tratar todo tipo de hongos que puedan aparecer en nuestras plantas de Marihuana. Podemos encontrar desde genéricos hasta específicos.

Fungicidas para el cultivo de marihuana


Los fungicidas se utilizan para evitar la proliferación de los hongos y mohos que son nocivos para los cultivos de marihuana. Los más usuales en esta categoría son el Oidio, Mildiu y Botrytis. El Oidio es un hongo parásito que se encarga de atacar las hojas de las plantas de marihuana dejando atrás una mancha blanca que es visible en forma de estrella o circular. Si este hongo no se elimina a tiempo puede llegar a infectar todo el cultivo. El Mildiu es una enfermedad que se produce en el interior de los tallos, las hojas o los cogollos por lo que es de vital importancia acabar con los mismos antes de que debilite a las plantas, pudiendo dejar la cosecha inservible. El Botrytis es muy común dentro de los cultivadores de marihuana, esté suele aparecer en los cogollos cuando se encuentra en el ambiente mucha humedad y los cogollos son densos y grandes, por lo que se debe controlar este aspecto para no perder todo el esfuerzo.


Existen afortunadamente muchos productos en el mercado que sirven para prevenir o eliminar con todos los efectos devastadores de los hongos y mohos. Se pueden mencionar dos tipos de fungicidas, los erradicadores y los protectores, como su nombre lo indica los erradicadores son ideales para combatir la infección cuando ya se haya implantado en la planta de marihuana. Esté suele aplicarse por riego o vía foliar, sin importar la aplicación, la planta tiende a absorberlo de forma sistémica y luego reparte el compuesto a lo largo de la planta. Son muy efectivos si la infección se detecta a tiempo.


Los fungicidas protectores son los que protegerán a las plantas antes de que la ataque cualquier tipo de infección, o sea, impedirán que se germinen las posibles esposas nocivas dejándolas inútiles. Es importante recalcar que los fungicidas de síntesis o químicos son perjudiciales para el medio ambiente ya que contienen varios componentes dañinos que le quitan vitalidad al suelo, por lo que es recomendable su uso esporádico. Es mucho mejor la utilización de fungicidas ecológicos y de ser necesarios utilizar los químicos por el alto efecto perjudicial que tienen en el medio.


Las plagas de hongo son una de las más difíciles de solventar una vez que se presentan, aunque existen distintos fungicidas que ayudaran a frenar un poco los síntomas de los mismos. Lo mejor que se puede hacer para evitar un daño irremediable es proteger las plantas con fungicidas orgánicos como el Propolix, evitando la aparición de los hongos en las plantas. Si ya el hongo atacó la planta y si la misma es joven o ya es adulta se pueden aplicar distintos químicos, asegurando que sean orgánicos para no quemar las plantas. El Oidio y el Mildiu son de los hongos más comunes presentes en los cultivos de marihuana.


El Oidio es un hongo que causa enfermedad en las plantas de marihuana, el cual ataca las partes aéreas de la planta. Su principal síntoma es el hecho que cubre las plantas, justo en la parte axial con una capa blanca algodonosa en forma de estrellas o círculos, cuando el ataque de este hongo es muy grande las hojas pueden ponerse amarillas y luego secarse. Este hongo se manifiesta en un principio en las plantas aisladas y luego puede cubrir todo el cultivo si no se trata con eficacia. Su aparición puede venir dada por los abonos muy cargados de nitrógeno, cuando se presentan condiciones con poca luz, un exceso de humedad, el abuso del tratamiento químico o alguna mezcla de las anteriores.


El Mildiu es una enfermedad que se produce por hongos y causa el crecimiento de hifas fúngicas en los distintos tejidos, tiene muchas similitudes con el Oidio, pero el Mildiu se adentra en los tejidos de las hojas, frutos y tallos, diferente al anterior ya que éste se mantiene en la superficie. Por ser un endoparásito se observan los daños que el mismo hace cuando ya la planta se encuentra muy enferma, los cuales se localizan en la parte aérea de las plantas. Para todos los cultivadores existen grandes preocupaciones cuando se habla de la aparición de hongos indeseados y perjudiciales en los cultivos.


Estos hongos pueden causar grandes daños a las plantas y a la producción final de la misma, así como calidad, sabor o aroma pueden verse afectados, por eso es necesario contar con alternativas que sean eficientes para llevar a cabo la cosecha con el mejor de los éxitos sin importar si la misma se realiza en interiores o exteriores. Por ello, es necesario conocer a fondo cuales son las plagas más comunes en el mundo de la marihuana, los fungicidas que se utilizan contra las mismas, el método más efectivo para la aplicación y las contraindicaciones de los mismos, así como los elementos esenciales para el tratamiento preventivo o un método curativo si la plaga ya se encuentra infectada.


Existen dos tipos de fungicidas que se pueden utilizar para combatir los hongos que atacan los cultivos de marihuana. Los fungicidas biológicos son los que se usan comúnmente para evitar la aparición del Oidio, Mildiu, Botritis, Roya, etc. Toda esta clase la podrás utilizar con confianza en cualquier etapa del cultivo, ya que son menos contaminantes y amigables con el medio ambiente así como son más saludables para las plantas. Dentro de sus componentes habituales podrás encontrar propóleo, cola de caballo, aceite de neem, piretrina, jabón potásico, bacillus thuringiensis, entre otros. Los fungicidas químicos son mucho más efectivos que los biológicos, ya que contienen componentes más agresivos y contaminantes al ambiente, por su efecto residual mayor se recomienda aplicarlo antes de que empiece la etapa de floración para evitar así las trazas que puedan presentarse en el producto final. Generalmente están compuestos por estaño, mercurio, zinc, cetonas, aldehídos, etc.


Aunque siempre será más recomendable la aplicación por pulverización, se debe estar pendiente de crear un efecto lupa por la luz solar o la de foco en las plantas. Luego de que las mismas están rociadas se debe asegurar que las mismas no reciban una luz inmediatamente después en exceso, para esto es mejor dejar las plantas secando por unas horas antes de que continúen su exposición habitual.

Greendream © 2015