Inseticidas Hay 28 productos.

Inseticidas

Productos de Inseticidas

Mostrando 1 - 28 de 28 items

Con este producto trataremos nuestras plantas de Marihuana para eliminar los insectos perjudiciales para las puedan atacar. De igual manera que los fungicidas, podemos encontrar insecticidas específicos para cada especie de plaga.

Insecticidas para el cultivo de marihuana


Algo molesto que pasan los cultivadores es observar las plagas en los cogollos y tener que recurrir a venenos u otras herramientas que pueden afectar seriamente el crecimiento y la producción final de la cosecha. Dentro del mundo del cultivo de marihuana se emplea como medida de seguridad los pesticidas o insecticidas naturales para prevenir estas plagas. Los pesticidas que se destinan al uso agrícola han sido altamente estudiados para asegurarse de que no serán peligrosos para el consumo luego de que se fumiguen con ellos, eso sucede con los insecticidas ecológicos y naturales, ya que aunque se han realizado estudios sobre los mismos, los productos que se utilizan son menos tóxicos y por tener un uso prolongado el riesgo disminuye.


Los pesticidas son productos utilizados para repeler, matar, controlar o prevenir algún o varios tipos de plagas. Dependiendo el tipo de plaga que se desee eliminar los pesticidas se dividen en varios tipos, acaricidas, fungicidas, herbicidas e insecticidas, los cuales están especialmente diseñado para controlar los insectos, hongos, ácaros o malas hierbas que puedan presentarse. Los insecticidas pueden ser naturales cuando alguno de sus principios activos tiene origen en alguna planta, mientras que los insecticidas sintéticos son los que han sido creado por el hombre. También se pueden clasificar en orgánicos o inorgánicos dependiendo si contienen carbono o no en su composición.


Existen cerca de diez mil especies de insectos que se alimentan de las cosechas, así como también hongos, ácaros, virus, bacterias, nematodos que pueden afectar a las plantas en general. La mayoría de las plagas que afectan los cultivos de marihuana tienen grandes capacidades de ir desarrollando una resistencia a los nuevos pesticidas o insecticidas que se utilicen para acabar con ellos, por lo que cada vez van perdiendo su eficacia lo que obliga a los laboratorios a desarrollar nuevas fórmulas para acabar con estos molestos problemas. Los cultivadores que se enfrentan a las plagas buscan acabar con las mismas de la manera más sencilla posible, que al mismo tiempo sea económica y no le cause grandes daños al cultivo o al ecosistema con una sola aplicación de ser posible.


Los insecticidas ideales son aquellos que tengan las siguientes características. Que sean específicamente dirigidos a los organismos a los cuales se necesita, sin afectar el resto de las especies o al ecosistema. Debe tener una baja toxicidad para los humanos y el resto de la fauna a la cual no va dirigido, por lo general en la etiqueta de los productos se indica cual es la toxicidad para los organismos acuáticos y los polinizadores. Deben ser accesibles pero de buena efectividad en dosis relativamente pequeñas. Deberá tener una persistencia suficiente para eliminar por completo la plaga sin acumularse en el terreno, y último pero no menos importante debe ser degradable de forma fácil en los productos inocuos y no bioacumulativos. No todos los insecticidas cumpliran con estas características pero si se lee detenidamente la etiqueta se puede elegir el correcto para cada cultivo.


Por ley todas las etiquetas de los pesticidas deben ofrecer cierta cantidad de información que será de vital importancia para quienes decidan utilizar estos productos como la composición del mismo, qué tipo de pesticida es, cual es el modo de acción, el modo de empleo que se necesitara, las indicaciones recomendadas, el plazo de seguridad y la dosis requerida, el momento justo para la aplicación, sus incompatibilidades, precauciones, recomendaciones, etc.


La composición es la que indica el nombre y la concentración exacta del principio activo, incluye el nombre comercial del insecticida el cual se considera secundario ya que lo importante en este caso es saber cual es el producto químico que contiene y la concentración del mismo. El tipo de pesticida es el que indicará si es un acaricida, fungicida, insecticida, herbicida, etc. El modo de acción es uno de los datos más importantes a observar ya que indica de qué manera actúa sobre las plagas, bien sea por contacto, sistémico, respiración o ingestión. Si actúa por contacto significará la muerte de los insectos por contacto directo con los pesticidas, generalmente aplicados en pulverización.


La acción por ingestión se produce cuando las plagas muerden las plantas e ingieren el pesticida que se ha aplicado anteriormente sobre ellas. Por respiración actúa cuando las pagas absorben el pesticida mediante la respiración. Los pesticidas sistémicos son los más concretos pesticidas por ingestión ya que la planta los absorbe por sus hojas o raíces dependiendo si se pulverizan o se riegan y se encarga de distribuirlos por todo el tejido. La principal ventaja de estos pesticidas es que no requieren una pulverización tan concentrada ya que la planta se encargará de transportarlo a todos los rincones, tienen un alto índice de efectividad, aunque por penetrar el interior de la planta tardan un poco más en desaparecer de la misma.


El modo de empleo es el que indicará cómo será su utilización. Las indicaciones autorizadas especifican a qué plantas se podrá aplicar dentro de las destinadas al consumo humano y concretamente en qué cosechas, se deben evitar los que estén indicados a plantas ornamentales ya tienen una mayor toxicidad. La dosis simplemente indica la dosis necesaria a utilizar en cada tipo de cosecha, las más comunes son en ml por litro de agua o un porcentaje específico. El plazo de seguridad es otro dato importante a observar en la etiqueta ya que explica cuánto tiempo debe pasar entre la aplicación del mismo y la recolección de la cosecha final para evitar los restos tóxicos.


El momento de aplicación nos explica cuándo se debe aplicar, si en las semillas o en plántulas más jóvenes, ya que algunos no están destinados a utilizarse una vez que comience la floración. Las incompatibilidades es un aspecto importante ya que nos muestra si se puede mezclar y aplicar conjuntamente con otros pesticidas. Las precauciones de empleo nos indican si son tóxicos, corrosivos o nocivos por inhalación, contacto con la piel o ingestión, si son irritante, etc. Las normas de empleo indica si es necesario usar guantes o mascarilla durante la aplicación.

Greendream © 2015