Bombillas de Cultivo

En el cultivo de interior, partimos del principio que la bombilla que utilizamos, actúa como el sol.

Estas bombillas han sido diseñadas para obtener los mejores resultados en cultivo de interior. Disponemos de bombillas de Crecimiento y Bombillas de Floración .

Por otra parte, una opción muy utilizada, son las Bombillas mixtas,de esta manera una sola bombilla sirve para Crecimiento y Floración.

Todas estas bombillas, tanto las de Halogenuros Metálicos(suelen ser las de crecimiento), como las de Alta presión de Vapor de Sodio (suelen ser las de floración), necesitan un arrancador o balastro para encenderse.

Recomendamos cambiar las bombillas antes de los 18 meses de uso. Una buena bombilla para tu cultivo de interior, como Philips, Sunmaster  o Sylvania siempre será rentable.

Bombillas para el cultivo de marihuana


Un buen sistema de iluminación puede ser clave para el éxito de un cultivo y todos los cultivos de marihuana necesitan de una iluminación específica en determinado tiempo de la cosecha. Cuando se piensa en el espacio determinado para el autocultivo en interior de la marihuana, hay que tomar muchos factores en cuenta para contener los mejores resultados posibles, el tipo de luz y potencia de la misma es uno de los que mayor peso tienen, ya que dependiendo de la luz que se utilice se presentan ventajas e inconvenientes, abriendo las puertas a los posibles errores en el cultivo de la marihuana.


Cuando se determina el tipo de bombilla a utilizar se le puede sacar el máximo rendimiento a las mismas, la relación de lumen por vatio se representa al mismo tiempo por una fuente de calor que puede causarle problemas a los cultivadores, si no tienen la experiencia o que solo pueden cultivar la marihuana en espacios muy delimitados o viven en zonas con climas cálidos. Por el contrario, algunas luminarias apenas desprenden algo de calor y aunque el precio de estos influye, se vuelven menos populares por no tener la efectividad que los cultivadores esperan, siguen siendo una herramienta utilizada por aquellos que solo pueden conseguir una cosecha en interiores con la ayuda de estas lámparas que emiten poco calor.


Es muy importante hacer una buena elección del equipo para la iluminación del cultivo de interiores, y esta se hace fundamentalmente dependiendo del estado en el que se encuentre la planta, ya que en función de está la planta necesitará un espectro con una potencia específica, bien sea cuando se encuentre enraizando, en crecimiento o ya en la etapa de floración. El espacio disponible también tiene gran influencia en la elección de la iluminación, ya que es la principal en determinar cuántas luminarias se dispondrán, dependiendo del calor que emiten, algunos modelos no podrán ser utilizados en espacio de cultivo reducido ya que tienen una potencia muy alta.


También se debe conocer el espectro lumínico adecuado para la marihuana. Al hablar del color que tendrá el espectro de luz hay que saber cual es el que necesitan las plantas de marihuana, básicamente estas necesitan una luz azul durante toda la etapa de crecimiento y luego una luz roja durante la etapa de floración. Cuando se desarrolla el enraizado de los clones y los principios de crecimiento de las plántula, gran parte de los cultivadores sólo se limitan a utilizar tus fluorescentes o bombillas CFL de luz azul. Cuando esté en proceso el crecimiento de las plantas y la etapa de prefloración, algunos cultivadores cambian a unas luces con el mismo espectro pero una potencia mayor, de esta forma la estructura de la planta se va haciendo más robusta y fuerte, quedando preparada para una floración abundante.


Las luces que tienen un espectro rojo son las que se utilizan para florecer las plantas ya que es el color que más se acerca al espectro natural presente en el exterior durante el otoño, cuando la marihuana florece de manera natural en exteriores. En esta etapa las bombillas más utilizadas son las de las lámparas HPS, luego se le están acercando las de sistema LED ya que ofrece resultados similares, tienen un menor consumo y poca emisión de calor, uno de los principales inconvenientes de los sistemas de alta presión o HPS.


La luz verde no ejerce ningún efecto en las plantas de marihuana, ya que este tipo de luz no afecta las plantas, por lo que esté color es usado por los cultivadores cuando quieren seguir trabajando el cultivo aún cuando las luces se encuentran apagadas, sin causarle estrés a las plantas durante la floración. Las luces fluorescentes son ideales para enraizar los esquejes y arrancar las semillas, ya que por su baja potencia es la indicada durante estas etapas, tienen bajo consumo y emiten muy poco calor. Se pueden encontrar sistemas de iluminación clásicos con tubos fluorescentes o bombillas de bajo consumo. Estas tienen un balastro incorporado por lo que se necesita enroscar al reflector y conectarlas.


Las lámparas de halogenuros metálicos son las indicadas si quieres que tus plantas experimentan un crecimiento explosivo durante la fase de crecimiento y estas bombillas son las ideales para el trabajo. Tienen un espectro perfecto para esta etapa y en el mercado se pueden encontrar lámparas con mayores potencias que las fluorescentes. Estas bombillas necesitan un balastro para poder encender, lo que también las hace ideales tanto con las bombillas HM como con las HPS que son normalmente usadas durante la floración. Cuando se utiliza un mismo balastro para el crecimiento y la floración se deben considerar los varios, que el balastro y la bombilla sean de las mismas cantidades. Con estas bombillas también se consiguen resultados justo antes de la floración ya que en esta etapa las plantas no se estiran tanto usando bombillas HPS.