Esquejes y Propagación

Filtros activos

Cuando tenemos una genética que nos gusta fumar, y tenemos una madre en ciclo vegetativo, podemos repetir tantas vedes como queramos. Dadas unas condiciones adecuadas y con la utilización de algunos elementos, podremos hacer clones exactos de la planta original. La técnica consiste en cortar una punta sana de la planta madre. El corte debe ser limpio, a 45º, y si es posible justo por debajo de un nudo. De esta manera aprovecharemos este tapón natural de la planta. Con el cúter cortaremos las hojas y ramas de ese nudo, impregnaremos el corte con hormonas de enraizamiento, y lo clavaremos en el sustrato. Recortaremos las puntas de las hojas más grandes para evitar la evaporación, y las humedeceremos foliarmente una vez al día. La humedad relativa adecuada para que creen raíces es de 90% y la temperatura 24º. Si nos aseguramos además de que el sustrato esté húmedo, en unos días brotaran nuevas raíces.