Esquejes y Propagación Hay 29 productos.

Esquejes y Propagación

Subcategorías de Esquejes y Propagación

  • En el caso de no tener un habitáculo acondicionado para enraizar clones de Marihuana, podemos utilizar un invernadero para recrear las condiciones de humedad y temperatura necesarias. Existen distintos tipos para distintas aplicaciones.

    Invernadores para el cultivo de la marihuana

    Cuando se tiene un cultivo de marihuana en zonas muy frías o húmedas, el uso de los invernaderos se hace una buena alternativa a la hora de mantener las cosechas o de adelantas los inicios de una plantación, por lo que se consigue un mejor número de plantas lo que a su vez lleva a una mayor producción de las mismas por metro cuadrado. En esas zonas templadas, es algo común la utilización de los invernaderos para el cultivo de marihuana invernal ya que se pueden obtener hasta cuatro cultivos intercalados en cada mes durante el invierno. En las zonas mucho más frías, cuando las plantas se encuentran solo en las primeras fases de cultivo se pueden presentar las heladas de consideración, por tanto los invernaderos deben ubicarse hacia el sur y mantenerse muy bien resguardados y cuidados de los fríos vientos provenientes del norte, así se podrán ganar algunos grados de temperatura durante las frías noches de primavera.

    Los invernaderos tienen un problema común , cuando las noches son muy frías y se alcanzan temperaturas menores a -4°C, todo el interior del invernadero se mantiene con esta temperatura quizás hasta media mañana del día siguiente, por lo que existen grandes riesgos de congelación en las plantas de marihuana, por lo que siempre se recomienda estar pendiente del clima, de manera que si se presiente una helada se tomen las previsiones necesarias, como cubrir el invernadero durante las noches, con materiales algo gruesos que repelan el frío, fijándolos bien para evitar que salgan volando con el viendo y así al día siguiente y ya el sol esté en su mejor momento el invernadero se empape del calor del día. Esta es una opción económica y eficiente que te ayudará a mantener el calor en el invernadero durante esas frías noches.

    Si cuentas con un poco más de presupuesto puedes invertir e instalar un sistema de calefacción dentro del invernadero, algunos de estos sistemas vienen con una luz de apoyo para aumentar el fotoperiodo al que se encuentran las plantas potenciando así el crecimiento de las mismas. Existen varios tipos de calefacción para los invernaderos, los de suelo, donde se entierran a un máximo de 15 cm unos cables calefactores que se encargan de calentar la tierra y con eso el interior de todo el invernadero, esto lleva un termostato para poder controlar y graduar la temperatura para que sea ideal y no hayan excesos. La energía solar es la fuente más importante que se puede aprovechar para calentar los invernaderos, mediante colectores solares, tienen un funcionamiento parecido a los calentadores de agua solares, solo que presentan el inconveniente del clima, si se presentan días fríos con ausencia de sol será más difícil mantener una temperatura adecuada dentro del invernadero.

    Cuando no se pueda aprovechar la energía del sol para los invernaderos y la vida que se encuentra dentro, se puede recurrir a la energía biotérmica, una energía que se obtiene con la fermentación del estiércol, ya que en el proceso de compostaje esté genera calor y humedad aprovechable. El procedimiento consiste en colocar el estiércol en unas zanjas que se deben realizar debajo de los pasillos del invernadero, cubrirlos con rejas caladas y así permitir que pase la fuente de calor y humedad hacia las plantas. La luz artificial también podrá cumplir la función, se pueden colocar varias lámparas LED de bajo consumo, lámparas de vapor de sodio, a las que se les debe instalar un reloj automático el cual encenderá dichas luces cuando la luz natural empiece a disminuir y las apagará cuando se programen las horas necesarias.

    Existen unas mallas que se utilizan en los invernaderos pero tienen unas especificaciones que deben ser consideradas, las mallas de sombreo pueden ser un poco excesivas para las plantas de marihuana, ya que a estas plantas les gusta y necesitan el sol y algunas de estas mallas pueden reducir entre 40 y 90% la receptividad del sol hacia las plantas. Las mallas antihierba son ideales para cubrir los suelos de cultivo que hayan quedado libres, evitando que aparezcan unas hierbas adventicias. Las mallas antitrip son una de las mejores opciones, ya que te ofrecen sombra a los cultivos y estarán evitando la aparición de esas plagas no deseadas que puedan aparecer en el interior del invernadero, dandole un trabajo extra y no deseado a los cultivadores. Las mallas mosquiteras tienen la misma función que las antitrip, teniendo un tamaño de rejilla mayor, evitando así la entrada de trips y demás insectos. Aunque las mallas son de gran ayuda, mantener un buen estado sanitario dentro del invernadero y el cultivo será la mejor vacuna antes los diferentes problemas que se puedan presentar en otros espacios.

    Los invernaderos también presentan otros inconvenientes, no importa si se utilizan plásticos o mallas es que se limitan en cuanto a la anchura y la altura. Por el tamaño que ofrezca puede causar deformaciones o que se estropeen los cogollos por fricción en esas variedades que son más grandes, para evitar esto, se recomienda durante cada mes hasta terminar las temporadas frías realizar podas de formación a las plantas para que las puntas de las mismas no alcancen los límites del invernadero y así evitar daño a los cogollos y que queden inservibles o infumables. En las zonas donde hace mucho calor durante el verano, no es tan viable la opción de los invernaderos para el cultivo de la marihuana, ya que es más complicado el proceso para mantener la temperatura dentro de unos valores normales para que las plantas tengan un buen crecimiento y desarrollo. En estos casos, contrarios a mantener el calor en los invernaderos en las zonas frías, se deberán utilizar técnicas o aparatos que bajen los niveles de temperatura del interior del invernadero.

    Se pueden utilizar el sombreado y la ventilación natural para bajar estos niveles, la ventilación forzada es otra opción, ya sea que se realice por ventiladores mecánicos o mediante la refrigeracion por evaporacion del agua. Todos estos están interconectados en niveles que son aceptables, para producir un equilibrio en todas las temperaturas del interior del invernadero asegurando así un desarrollo correcto de las plantas que estén cultivadas en el interior. El sombreado elevado reduce la fotosíntesis que realizan las plantas, por lo que se aletarga el crecimiento.

  • Para estimular el desarrollo radicular de nuestros clones de Marihuana aplicar un poco de calor en el fondo del invernadero es siempre bueno.

    Calefacción para invernaderos


    Los invernaderos si no cuentan con un sistema de calefacción pueden acabar congelando alguna de las variedades que se encuentren en su interior, por eso el uso de los calefactores te permitirá acabar esas temporadas frías con muchas plantas enormes. Si logras empezar las plantas más temprano deberías cosechas unas plantas más grandes con muchos más cogollos. Los calentadores son artefactos esenciales para empezar a utilizar los invernaderos aún empezando la temporada fría. Existen calentadores eléctricos, de gasoil o gas que evitaran que el tiempo muy frío dañe a tus plántulas, ayudándoles también a crecer más rápido de lo normal. Utilizar un calentador de invernadero permite ampliar el inicio y el final de la temporada, por lo que para los cultivadores se traduce a mayor producción de las cosechas, además es necesario mantener siempre una temperatura correcta tanto al principio como al final de la temporada, asegurando que todas las plantas de marihuana tengan una provisión constante de aire fresco en el verano, para que las mismas se mantengan frescas y puedan realizar una correcta fotosíntesis.


    La calefacción dentro de los invernaderos ha sido una de las innovadora resolución dentro del mundo de la horticultura. En Holanda se comenzó a utilizar en los años 60 y 80. Existen varios tipos de calefacción que se utilizan en los invernaderos y se explicarán las ventajas y desventajas. Si deseas calentar una flor o planta dentro del invernadero, se puede utilizar un sistema de calefacción localizado o centralizado, o está la opción de no utilizar ningún sistema, todo dependerá de la zona donde se encuentra la cosecha y el clima de la misma.


    La calefacción central cuenta con una caldera de agua caliente o vapor con un sistema de tuberías metálicas, encargadas de distribuir el calor y la humedad dentro del cultivo. Entre sus ventajas, por ser una inversión grande se obtiene una gran capacidad, podrás utilizar combustibles más económicos y el funcionamiento será igual, puede presentar una falla o problema si no se mantiene una buena seguridad, también es un poco ineficiente si se pone a funcionar con la capacidad necesaria o cerca de la capacidad, es más recomendada la calefacción de fondo. La calefacción localizada, también se conoce como calentadores de aire forzado son aquellas unidades de calentadores de soplete o gas que se pueden utilizar por tubos de convección o calentadores infrarrojos, tienen una inversión inicial muy baja, son versátiles y adaptables, se pueden utilizar en cualquier área ya que pueden contraerse o expandirse según sea necesario, si alguna de las unidades presenta falla, cualquier otra puede cubrir el trabajo. Tienen como desventaja que son un poco más difíciles de distribuir de manera eficiente el calor.


    Al analizar un poco más a fondo la calefacción central se pueden explorar dos opciones. Para el agua caliente se utiliza una caldera central, la cual llevará el agua entre 120°F y 180°F, esta agua será distribuida mediante unas tuberías de metal a lo largo del invernadero. Las bombas y válvulas se utilizan para distribuir de manera uniforme el calor y asimismo controlar cuánto calor saldrá del invernadero. Se tendrá un mejor control de la temperatura, con cambios graduales de la temperatura y en el mismo se pueden utilizar grandes volúmenes de agua. Con el sistema de vapor, se necesita una caldera más pequeña, cantidad menores de tuberías y no necesita ninguna bomba de circulación. Puede resultar más difícil el controlar el flujo de calor o vapor que saldrá hacia el invernadero, pero tendrá un rápido ingreso del calor y los cambios de temperatura serán más rápidos y son más posibles. Generalmente se utilizan sistemas de baja presión en los invernaderos, el agua se expanderá y se convertirá en vapor causando fuerza y presión de vapor desde la caldera y recorrerá las tuberías hasta llegar al invernadero. Cuanto más se condense, se irá perdiendo volumen y la condensación se drenara de regreso hasta la caldera por gravedad. Un solo pie cúbico de agua se puede expandir hasta 58.8 pies cúbicos de vapor. Los tubos de vapor tienden a ser más pequeños que los de agua caliente por su menor resistencia al flujo y su alta pérdida de calor. La caldera en este caso debe distribuir el agua caliente o vapor dentro del invernadero.


    La distribución puede realizarse por tubo/riel, esté es un método comúnmente usado para la calefacción de los invernaderos, además de ser muy importante para sacar la humedad del mismo. El sistema es recomendable encenderlo en las mañanas, ya que es cuando el tubo se encuentra mínima, así podrá sacar el exceso de la humedad presente en el invernadero obteniendo un mayor clima dentro. Una de las herramientas más importantes es el control de temperatura dentro del control de la humedad de los invernaderos. Los sistemas de calefacción debajo de las mesas se utilizan cuando existen macetas en mesa, por lo que se necesita un sistema de calefacción parecido al de tubo/riel pero que se encuentre debajo de las mesas de los cultivos. También se puede utilizar la calefacción dentro del piso, está se realiza por unos tubos que se encuentran enterrados en el piso, los cuales se calientan, produciendo movimientos de aire de efecto positivo en la humedad concentrada alrededor de la planta y se remueve. Este sistema ofrece más libertad a los trabajadores ya que no interrumpe las actividades.


    En las áreas donde los inviernos son muy heladas se puede utilizar la calefacción sobre la cabeza, ya que será una fuente de calefacción extra, es un sistema compatible con las canastas colgantes, aunque es una fuente extra, este sistema le quita mucha luz a las plantas. La distribución de calor perimetral ayudará cuando el invierno sea muy frío y el sistema normal no pueda detener todo el frío, está calefacción en el perímetro será de gran ayuda. Es importante mantener un buen sistema de calefacción en los invernaderos si se localiza el cultivo en una zona muy húmeda o fría, ya que se mantendrá la calidad de la producción en el interior sin verse afectada por todos los elementos que pueden disminuir tu producción y la calidad de la misma.

  • Kits de propagación formados por un invernadero, bandeja con esponjas Orgánicas, gel enraizador root it y vitamina b1.

  • Las Hormonas de enraizamiento ayudarán a que nuestros esquejes de Marihuana empiecen a crear materia radicular. El tiempo de enraizado es más rápido, y el esqueje sufre menor estrés.

    Productos de hormonas de enraizar para marihuana


    Las hormonas de enraizamiento o para enraizar son productos naturales, creados para fomentar el crecimiento de los esquejes leñosos y también de las plantas herbáceas hortícolas y ornamentales. Pueden ser muy útiles entonces aplicándolas en las plantas de marihuana estimulando el sistema radicular, acelerando en gran medida el desarrollo del mismo dando como resultado una mayor cantidad de esquejes producidos. Además, las hormonas ayudan a mejorar notablemente el enraizamiento en diversos tipos de trasplante.


    Existen diversas presentaciones en las que se producen las hormonas de enraizar para marihuana, sin embargo la más empleada por los cultivadores de marihuana ya expertos son las que viene en gel, siendo entonces las que más se encuentran en el mercado por su alta demanda. Las hormonas para enraizar en gel es un producto altamente pegajoso, que se aplica directamente en el tallo de la planta de marihuana, que al entrar en contacto con él, evita y además sella cualquier cortado en el tejido del mismo, y además le aporta las hormonas requeridas a la planta para obtener un mayor número de células ubicadas en el sistema radicular, aportándole todas las vitaminas necesarias para cubrir y sanar el delicado tejido que ahora recubre las raíces.


    La principal característica de las hormonas enraizantes para marihuana es hacer crecer raíces desde el tronco de la planta, indiferentemente del sistema de cultivo o medio en el que se desenvuelva la planta, puede ser lana de roca, tierra o hasta jiffy, las hormonas harán su auténtico trabajo igualmente. El proceso de aplicación de estas hormonas se basa en realizar un pequeño corte a unos 45 grados en una rama de la planta, luego las hormonas (generalmente en gel) son colocadas con un pincel en esta parte cortada, e introducir el tallo en el medio cuidando de no limpiar el gel al hacerlo. Se debe ajustar todo de tal manera que el tallo esté fijo en el medio, asegurando que el esqueje no se caiga y proporcionándole un ambiente favorable con elevada humedad.


    Otra característica muy favorable de las hormonas enraizantes es que propician la eliminación del riego debido a las infecciones patógenas ya que el tejido cortado ha sido sellado inmediatamente, y su contenido de hormonas es de unas 3500 partes por millón, asegurando entonces un crecimiento y desarrollo exuberante y explosivo del sistema radicular de las plantas de marihuana. El continuo contacto entre el gel y el tallo garantiza una mayor efectividad que otro productos en otras presentaciones como en polvo o líquido, los cuales podrían derramarse alrededor de la planta, perdiendo así su efectividad. Sin embargo es muy importante, en caso de emplear hormonas enraizantes en polvo, conocer su correcta dosificación y modo de empleo.


    Se debe tener mucha precaución al momento de realizar el ligero corte en el tallo, ya que las plantas poseen sus propias hormonas enraizantes en la segunda capa de su piel, y si por accidente se les quita, la planta no procederá a desarrollar las raíces por más que se le agreguen productos de hormonas para enraizar marihuana.


    Entre los productos de hormonas de enraizamiento más comunes se encuentran: Clonex, Clonex Mist, Formulex, SuperThrive Estimulador, Root Riot, Hormo Green H1, I Clone y la Caja Jiffy.


    Comenzando con el Clonex, una hormona de enraizamiento que definitivamente es la número uno en el mercado, tratándose de un gel muy pegajoso que se quedará completamente en contacto con el tallo, cerrando el tejido que ha sido cortado, fomentando el correcto desarrollo del sistema radicular mientras le aporta las hormonas requeridas para ésto. Además le suministra también, todas las vitaminas requeridas para la protección de este nuevo tejido. Posee nutrientes, oligoelementos y minerales ideales para la correcta alimentación de las raíces más pequeñas de las plantas, contando también con diversos agentes antimicrobianos para la protección de la planta ante la acción de algún contaminante fúngico.


    El Clonex Mist es un producto foliar empleado para la rápida propagación y aumento del enraizamiento de los esquejes, pudiendo conseguirse más raíces en la mitad del tiempo que antes se empleaba sin la utilización del producto. Clonex Mist funciona de manera óptima cuando se combina con I Clone. Está especialmente diseñado para su empleo en esquejes y plantas madre. Conex Mist aumenta la densidad en un 156%, logrando unos esquejes más sanos y fuertes, consiguiendo un mayor número de raíces, este producto no es tóxico y es completamente confiable. Contiene aminoácidos y minerales naturales.


    I Clone es un producto de hormonas enraizantes ideal para realizar esquejes, solo se debe cortar el esqueje y luego sumergirlo en líquido de I Clone, o aplicarlo con un pincel, para posteriormente colocarlo en un jiffy o en una lana de roca para que comience el proceso de enraizado óptimo.


    Por su parte, el Formulex es un abono hidropónico que se emplea en nutrición por riego o de forma foliar en esquejes durante la etapa de enraizado. Es un producto que ha sido fabricado a base de sales minerales puras y solubles. Idealmente hecho para plantas de pequeño tamaño y clones, con un pH estabilizado, lo cual lo convierte en un producto de fácil empleo.


    La Caja Jiffy son unas pequeñas pastillas de turba compactada idealmente diseñadas para realizar esquejes y germinaciones. Su tejido externo es totalmente biodegradable, permitiendo que las raíces lo atraviesen de buena manera por lo que no se encontrarán inconvenientes cuando se decida hacer el trasplante. Este producto se fabrica con sustratos de buena calidad, proporcionan una excelente hidratación, es de fácil empleo, proporcionan un excelente desarrollo del sistema radicular de las plantas, su tejido es biodegradable y no se descompone en el suelo


    SuperThrive es un alto estimulador que le proporciona múltiples hormonas y vitaminas a las plantas, garantizando un crecimiento y una fuerza sin igual. Puede ser empleado en cultivos en interior y de exterior. Este producto es capaz de revivir plantas que se creían dadas por perdidas. Además ayuda con el sistema de defensa de la planta de marihuana contra diversas enfermedades.


    Root Riot son unos tacos ricos en hormonas que propician el enraizamiento de los esquejes sin ningún problema. Es un producto totalmente orgánico, adecuado para semillas y esquejes. Se encuentra fabricado con micronutrientes y elementos biológicamente activos que ayudan en la nutrición de la planta y en el desarrollo del sistema radicular. Es un material libre de turbas. Puede ser empleado en cultivos en suelo y sistemas hidropónicos.


    Finalmente el Hormo Green H1, es realmente un cicatrizante para esquejes o para cuando se realizan cortes en las plantas que, con su aplicación se evitará el crecimiento de hongos, propiciando el desarrollo del enraizamiento, aportando vitaminas y oligoelementos que ayudarán con el correcto desarrollo de unas raíces fortalecidas, sanas y protegidas contra alguna acción nociva.

  • prácticamente imposible que nuestras plantas de Marihuana crezcan rectas, y menos si cultivamos una sativa. Con ese objetivo existen tutores y distintos accesorios.

    Tutores para marihuana


    Las plantas de marihuana que se siembran demasiado cerca pueden llegar a estorbarse la una con la otra, dándose sombra y evitando que las ramas laterales reciban toda la luz necesarias para un buen desarrollo. Con la falta de luz las plantas manifiestan como consecuencia un exceso en el estiramiento, creciendo mucho en altura sin llegar a desarrollar bien los cogollos secundarios y terciarios, por lo que a la final terminan con un buen cogollo central pero una producción total baja. Las plantas se desarrollan más equilibradas y con una producción mayor de los cogollos si se siembran con una distancia entre ellas, lo ideal será que las ramas de una planta no toquen a las que se encuentran a su lado.


    Las ramas más bajas de las plantas por lo general suelen mantenerse en la sombra por lo que se desarrollan poco. Cuando están muy cerca del suelo se manchan de tierra y sirven como entrada a las plagas y enfermedades que atacan a los cultivos. Se recomienda podar las primeras ramas que se encuentran en la parte baja de la planta para que el tronco quede libre de ramas, aunque algunos cultivadores eliminan todas las ramas, dejando solo unas pocas para que los cogollos crezcan en esas ramas específicamente. Utilizando estos sistemas ofrece cierta libertad para que las plantas se puedan sembrar más juntas, ya que solo teniendo pocas ramas el crecimiento se realiza más vertical, haciendo que la planta ocupe muy poco espacio.


    Otra de las ventajas al tener pocas ramas es que se puede acelerar de manera considerable los procesos de manicurados de los cogollos, ya que los cogollos pequeños desaparecen por sí solos, y los restantes son más gruesos y grandes, por lo que son más rápidos y fáciles de limpiar. Los tallos de las plántulas pequeñas se pueden doblar de dos formas, por la base del tallo o la mitad del mismo. Un tallo puede caerse principalmente por algunos motivos. Por la falta de luz, en los interiores se produce cuando los focos no luz suficiente, no tienen la potencia necesaria o existe mucha distancia entre la plántula y el bombillo, haciendo que la planta se espiga y no soporte el peso de sus primeras hojas. En el exterior ocurre cuando se germina antes de tiempo y la luz solar no es vertical, además de que los días son más cortos.


    Los vientos en interior, pueden ocurrir por tener una errónea colocación de los extractores e intractores se pueden crear corrientes de aire que caigan las plántulas por tener los tallos delicados, en el exterior una corriente de viento muy fuerte puede acabar con un cultivo si las plantas no se encuentran tutoradas. La lluvia también puede hacer que las plantas caigan, en interiores solo se necesita tener cuidado con la regadera o los riegos en spray, ya que una acumulacion de gotas puede doblar los tallos. En el exterior una lluvia muy fuerte puede terminar con un cultivo, por lo que se deben mejorar los cuidados.


    Los tutores son unas estacas que se clavan junto al tallo principal de la planta y se atan a la misma con la finalidad de darle un soporte extra al tallo que evitará que la planta se doble por los distintos factores, bien sea el viento o el exceso de peso en las flores. El tutor se hace más necesario en aquellas plantas que se encuentran en macetas, por el escaso espacio que tienen las raíces para extenderse como deberían si estuvieran cultivadas en tierra.
    Algunas veces las raíces no se desarrollan bien, aún estando sembradas en el suelo, bien sea por el exceso de riego, la falta de luz o la densidad que tenga la plantación sea muy alta y los tallos crezcan más en altura y no engordan lo suficiente. Las matas muy largas son débiles y están expuestas a la rotura de los tallos o de las armas por la lluvia o el viento, por lo que no solo requerirán un tutor que soporte el tallo central sino que se beneficiarán si se asegura el tutor con la rama principal. El tallo central siempre se debe atar al tutor en distintas alturas para que esté cumpla su función, teniendo en cuenta no apretar las cuerdas o alambres en exceso que se utilizarán, ya que debe permitir que el tallo engorde normalmente sin que la atadura lo límite.


    Las estacas empleadas como tutores deben ser gruesas para soportar todo el peso de las ramas y los cogollos a medida que vayan creciendo y engordando con el desarrollo del ciclo, cuando se presentan las lluvias en los cultivos los cogollos tienen a incrementar su peso ya que acumulan mucha más agua, por lo que la presión sobre los tutores se hace mayor, al igual cuando hace mucho viento. Cuando se combina la lluvia y el viento en una sola tormenta es cuando se presentan los mayores daños en las plantas, aún más cuando la floración está empezada. Con los tutores, esto no sucedería en tal magnitud como si no tuviera nada de apoyo la planta.


    Las plantas de marihuana son inteligentes sabiendo florecer en su máximo esplendor lo más rápido posible para recibir todo el polen del macho y así convertirse en la madre y producir semillas preciosas. Si se desea conseguir flores más grandes se debe inducir la floración en las plantas. Cuando los cogollos se hacen grandes, las plantas pueden doblarse por el peso propio o el de las flores, dejando de hacer sus flores y comienza a hacer un tronco que sea capaz de soportar el peso de la flor y es ahí donde entran en juego los tutores. Son simples cañas de plástico o naturales, las que se deben introducir al lado del tronco y atarlo al mismo cerca de donde empieza la flor del centro, debajo de la porra central. Esto sujetara la planta, la misma al ver que no se dobla y sigue teniendo los cogollos gordos seguirá incrementando el peso ya que ha comprobado que no es frágil y aguantara todo el peso que vendrá.

  • El uso de etiquetas se hace necesario para reconocer nuestras distintas variedades de Marihuana sin posibilidad de error.

    Etiquetas especiales para marihuana


    En el cultivo de marihuana es importante mantener un sistema para la identificación de todas las diferentes plantas y variedades que se encuentran cultivadas en un solo espacio, para evitar confusiones en cuanto a comida, abonos o cualquier otro nutriente o aditivo que se le agreguen a las mismas. Existen muchos accesorios en la actualidad que nos permiten etiquetar así como clasificar de manera sencilla las plantas y macetas, así como los rotuladores necesarios para separar los mismos. Así como los tutores y las redes de distintas medidas nos ayudarán a mantener sujetas las plantas y ramas de posibles afecciones estarán ayudando en el desarrollo de las mismas, por lo que al final no solo tendrás un producto de calidad sino que tendrás un espacio donde cultivar deje de parecer un trabajo.


    Algunas variedades de marihuana tienden a desaparecer durante el invierno, así como hay algunas que mantienen su follaje, que no son lo bastante resistentes como para fijar una etiqueta por eso es necesario conseguir las que se adapten a tus necesidades y sean de la mejor calidad en el mercado, un buen ejemplo son las etiquetas Label. Para los árboles y arbustos es mejor utilizar una etiqueta que se enganche a las ramas, porque si se utiliza una etiqueta en el suelo, la misma puede quedar enterrada en el follaje durante el crecimiento de los árboles, las más recomendadas son las Tree Label.


    Ahora podrás presumir a todos los demás cultivadores sobre la disposición y organización de tus plantas, le estarás dando a tu cosecha también un toque decorativo que servirá para identificar todas las plantas en tu espacio. Existen varios modelos de etiqueta que se pueden utilizar para identificar las variedades de marihuana del cultivo. Las etiquetas de picar están hechas de un plástico flexible las cuales no se dañarán con el paso del sol o el agua, tienen alrededor de 10 cm de largo y unos 1.2 cm de ancho. Estas etiquetas son ideales para clavarlas en la tierra identificando directamente las plantas, podrás usarlas tanto para indicar el tipo de variedad que tienes y distinguir las genéticas dentro de las selecciones, utilizando estas etiquetas verás que es más sencillo identificar las variedades de semillas y esquejes que estas cosechando. Tienen una superficie de tamaño aceptable donde realizar la escritura de las mismas es sencilla, también tienen una gran resistencia cuando la tinta se seca y son capaces de soportar todos los factores externos a los cuales se exponen las plantas.


    Con estas etiquetas solo se necesita escribir el nombre de la variedad que se encuentra dentro de la maceta y picar la etiqueta en el suelo, por estar fabricada en plástico tiene la capacidad de conservar todas sus propiedades y no se dañara con el tiempo ni soltara algún tipo de material en las raíces muertas de las planta. Ya no necesitarás escribir en tus macetas los nombres uno encima del otro para saber que planta tienes en cada nuevo cultivo, haciendo el proceso más profesional y limpio. Si el tamaño de las etiquetas parece muy grande para las macetas podrás cortarlas por la mitad, teniendo el tamaño requerido y ahora tendrás el doble de etiquetas.


    Las etiquetas de plantar están realizadas en un plástico muy resistente y duro, con 15 cm de largo a un precio aceptable dentro del mercado. Las etiquetas bucle, diferenciándose de las otras se enrollan en los tallos de las plantas, son las ideales para utilizar en los esquejes y también se pueden conseguir en dos tamaños, de 13 y 16 cm de largo a precios también muy razonables, con una calidad que supera lo bajo del precio. Podrás también identificar todas tus plantas con las Etiquetas Pincho, las cuales son resistentes al agua y luego de finalizada la cosecha podrás reutilizarlas en el nuevo cultivo, solo dejaras de utilizarlas cuando alguna de ellas se rompa.


    Podrás identificar todas las variedades de plantas en tu cultivo con las Etiquetas Pincho, las cuales tienen un espacio bastante grande para escribir con comodidad en la parte de arriba para separar las variedades que se plantan, cuando las plantas ya estén cortadas podrás borrar fácilmente el nombre con un poco de alcohol y volver a utilizarla en una nueva cosecha infinitas cantidades hasta que se te dañen o se te rompan. Estas etiquetas son sumamente resistentes a todos los factores del clima que generalmente dañan a otras etiquetas de menores calidades y podrás usarla en el cultivo interior y en el exterior sin importar el tipo de planta. Ya no estarás adivinando qué tipo de planta es cada una solo con verlas sino que tendrás la opción de identificarlas por su nombre y si necesitan algún tipo de cuidado o agregado especial podrás anotarlo, así como la dosificación del mismo y la fecha en la que agregaste dicho agregado para llevar un mejor control de todos los cuidados que estás proporcionando a tus planta de marihuana.


    Podrás identificar todas y cada una de las plantas madres de tu cultivo sin problema, también las remesas de esquejes, los distintos cruces entre semillas que poseas o saber si alguna de las plantas cultivadas tiene algún tratado preventivo o se encuentran polinizadas y cuáles no, por ser un plástico inerte no desprenderá ningún tipo de sustancia tóxica en las raíces que pueda causar algún problema en el desarrollo de las mismas. Estas tienen unos 17 cm de largo, de los cuales dispondrás de 4 cm para escribir lo necesario y un pincho de 13 cm de largo, tienen 7,7 cm de ancho por lo que contarás con una buena superficie donde escribiras el nombre de la variedad, lo más recomendado para escribir en esta y otras etiquetas para marihuana son los rotuladores de tinta permanente, los mismos que se utilizan para identificar los cd. Con estas etiquetas también podrás identificar las macetas que se encuentren con especies trasplantadas, las cuales pueden necesitar un cuidado especial o un aditivo extra para continuar con el buen desarrollo.

  • Este es un sustrato de turba prensada que se expande al hidratarla. Funciona perfectamente para enraizar esquejes de Marihuana.

    Jiffys


    Los Jiffys son grandes aliados de todos los cultivadores, los Jiffys son llamados así porque se comercializan por Jiffy Group y consisten básicamente en semilleros de turba prensada, son unos discos pequeños de turba compactada de la más alta calidad que se encuentran forrados por un red. Cuando estos discos se humedecen logran aumentar su tamaño, haciéndose también más profundos que el agujero que se presenta en la parte superior, se pueden utilizar para semillar o esquejar. La gran ventaja que tiene este innovador producto es que no se necesita trasplantar ya que solo necesitas introducirlos directamente, cuando la semilla haya germinado en lo que será su maceta definitiva, ya que ellos mismos se encargan de constituir el sustrato. Al descubrir que son y para qué sirven, se consideran de gran ayuda para todo, desde enraizar algunos esquejes hasta cuando se empieza el proceso de germinación de las semillas.


    Los Jiffys son discos de coco o turba prensados, los cuales se pueden encontrar en varios tamaños y tienen distintas funciones dentro del cultivo, aunque principalmente son usados para germinar las semillas o enraizar esquejes. Solo deberás sumergir estos discos en agua para que estos absorban lo más posible y dupliquen su tamaño, dándote suficiente sustrato para que puedas enterrar la semilla o un tallo del esqueje. Tienen un buen sistema de aireación, aunque es importante escurrirlos luego de mojarlos para que no exista un exceso de agua que pueda llegar a pudrir la semilla o el tallo del esqueje.


    Cuando se haya escurrido muy bien la turba estos podrán transpirar mucho mejor, por lo que deberás estar muy atento para que esté no se seque en exceso, cuando la semilla haya germinado o el esqueje trasplantado comience a mostrar las primeras raíces se podrá realizar el trasplante directo a la tierra. Cuando utilices Jiffy estarás ahorrando tanto tiempo como espacio ya que no deberás cultivar en maceta, podrás colocar mucha mayor cantidad de semillas o esquejes en un espacio más reducido. Debes tener en cuenta la cantidad presente en el mismo, ya que si existe un exceso de agua los Jiffys no son capaces de escurrirse solos.

    Cuando tienes planificado trasplantar a tierra los ideales son los Jiffys de turba, mientras que si deseas trasplantarlos o estás utilizando un cultivo en coco podrás utilizar los Jiffys de coco. Como se mencionó estos vienen de distintos tamaños, donde podrás elegir el que mejor se adapte a ti y tus necesidades, ya que dependiendo el uso que le desees dar podrás necesitar un tamaño sobre otro. Si tienes que germinar tus semillas es recomendable utilizar los Jiffy de 41 mm, ya que tienen suficiente anchura para asegurar que no se te secara antes de que la planta germine al exterior, ya que su actitud te permitirá tener más humedad y retener la misma por más tiempo.


    Los que son de 33 mm son los elegidos a la hora de trabajar con los esquejes ya que no necesitarás tener mucho espacio para producir cientos, además por ser más delgados se permiten entre ellos una buena circulación del aire y no estará tan latente el problema de podrir los tallos en los primeros días, que son de vital importancia para la formación de los mismos y el desarrollo proximo. Conociendo bastante sobre el funcionamiento, las ventajas y desventajas que ofrecen los Jiffys podrás tener una mejor opinión sobre los mismos, así evaluaremos si son una buena inversión para tu cultivo y te estarás deshaciendo de los semilleros de tierra que servían para germinar las semillas y enraizar los esquejes.


    Existen muchos métodos para germinar las semillas, principalmente como germinarlas en algodon, a continuación se explicaran los pasos a seguir para aprender y ser un profesional germinando las semillas de marihuana en medio de una turba prensada o Jiffy, lo que se ha convertido en una de las formas más efectivas así como exitosas para conseguir el mejor porcentaje de germinación. Solo se deberán seguir unos sencillos pasos presentados.


    El primer paso será poner las semillas seleccionadas para germinar en un recipiente con agua, la cual debe tener un pH que ronde por los 6.0, se recomienda utilizar un medidor de pH especializado para saber con exactitud el punto del mismo, estas semillas se deben dejar reposando un mínimo de 12 horas y que no pasen de 24 horas ya que las semillas pueden llegar a pudrirse. Luego necesitarás poner los Jiffys o discos de turba prensada en otro recipiente lleno de agua que se encuentre reposada y con un pH de 6.0 dejando que los Jiffys absorban todo el agua posible, hinchándose hasta duplicar sus tamaños. El agua debe tener una temperatura que se encuentre entre 20 °C y 40°C, con una humedad que ronde los 80%. Al realizar este método en un invernadero o propagador será más sencillo conseguir tanto la temperatura como la humedad de manera más fácil.

    Una vez que los Jiffys hayan absorbido grandes cantidades de agua y los mismos se encuentren esponjosos es hora de escurrirlos muy sutilmente evitando compactar mucho la turba. Si quieres escurrir los Jiffys sin causarles problemas deberás agarrarlos y rodearlos con los dedos y la palma de tu mano, para luego colocar el dedo índice y el anular de la otra mano sobre el Jiffy para ejercer una presión uniforme a lo largo de los laterales y la parte superior hasta que se escurra toda el agua sobrante. Luego deberás introducir con mucho cuidado la semilla que elegirás germinar, hasta unos 0.5 cm de profundidad, enfrentando la punta más fina de la semilla hacia arriba. Paso siguiente deberás tapar la semilla con la misma tapa que trae el Jiffy, sin apretarla con mucha fuerza.


    Ya para finalizar debes dejar la semilla dentro del Jiffy por dos o cuatro días, si estos se encuentran dentro de un invernadero deberás rociar las paredes del mismo para que se cree un ambiente húmedo, ideal para que la semilla germine. Es importante evitar siempre la luz directa del sol así como de otros ambientes muy calurosos ya que pueden resultar perjudiciales. También deberás evitar que las paredes se pongan en contacto con el Jiffy porque puede causar la pudrición de la semilla muy fácilmente.

  • Para curar las heridas de nuestras plantas de Marihuana. Por ejemplo cuando hacemos multitud de esquejes.

    Cicatrizantes de marihuana


    Muchas veces, cuando se realizan cortes o podas en las plantas de marihuana, ya sea para la realización de esquejes y/o con otro fin, así como en los cortes realizados en las plantas madres, es común dejar una herida para nada beneficiosa en la planta ya que podría ser un foco de infecciones por bacterias, hongos y otros agentes patógenos nocivos para la salud de la planta de marihuana. En estos casos es recomendable aplicar algún cicatrizante especialmente diseñado para tratar estas heridas y cortes producidos en las plantas.


    Usualmente estos eventos son notorios cuando se desea extraer esquejes de las plantas madres, es importante, para no afectar el desarrollo y crecimiento de la planta, tratarla con un cicatrizante, un producto especial para evitar que estas queden totalmente expuestas ante la acción de agentes patógenos, hongos, virus, bacterias, entre otros, luego de haber sido podadas intencional o accidentalmente. Aplicando algún cicatrizante, se puede reducir el estrés que se produce en la misma debido a la herida y continuar con su desarrollo de manera normal.


    Los cicatrizantes para plantas de marihuana son por lo general, pastas, gel o cremas selladoras para estas heridas, ideales para las plantas madres, que permiten proteger a la planta de las posibles amenazas ya que estos productos poseen una acción fungicida y bactericida altamente favorable ideal para estas situaciones. Empleando los cicatrizantes ya no habrá riesgo alguno de perder una planta madre debido a la posible podredumbre ocasionada por las diversas infecciones o complicaciones que se le pueda presentar debido a las heridas por algún corte, poda u otro motivo, se logrará la reducción del estrés en cuestión de poco tiempo.


    Estos cicatrizantes deben ser aplicados en una fina capa en las zonas afectadas en la planta, aquellas que han quedado desprotegidas luego de realizar la poda o debido a algún accidente, así como en las ramas, tallos y algunos órganos internos de las plantas. Además de frenar y/o reparar el daño ocasionado a la planta, también se puede prevenir el ataque de alguna bacteria u hongo en la herida. Entonces para evitar causar traumatismos en las plantas de marihuana ante estas situaciones, resulta prudente aplicar cicatrizantes, siendo un tratamiento ideal para las plantas afectadas contra infecciones o mayores daños por cicatrices causados por cortes, poda con cuchillas. Entre los productos cicatrizantes más empleados se encuentran la Inabar Poda y Lila Balsam, cicatrizantes de primera calidad para estas ocasiones.


    El Inabar Poda es un gel cicatrizante especial para reparar estos daños ocasionados en los tallos o ramas de las plantas de marihuana, usualmente en las madres para extraer los esquejes. La aplicación de este producto ayuda a prevenir la acción dañina de hongos y otros agentes en la herida descubierta, protege de una excelente manera a las plantas contra las infecciones o daños colaterales causados por los accidentes con cuchillas o la poda. Es importante limpiar previamente la parte afectada, para tener una zona limpia en la cual trabajar y aplicar correctamente el gel cicatrizante Inabar Poda. Este producto se debe aplicar con un pincel y posteriormente dejarlo secar un rato, al secarse se notará la creación de una película que protege y es impermeable, lo cual evita el ataque de los agentes patógenos. Adicionalmente no es recomendable que este producto se aplique en climas muy fríos o cuando hay lluvia. Este gel cicatrizante es un bactericida, fungicida, desinfectante, con una fórmula ecológica de alta eficacia y calidad para tratar a las plantas de marihuanas afectadas.


    El otro producto cicatrizante más empleado por los cultivadores, tanto expertos como novatos, es el cicatrizante Lila balsam, un producto que está especialmente diseñado para tratar los efectos colaterales luego de los trabajos de poda o cortes accidentales en las plantas. Al igual que el Inabar, Lila Balsam posee una efectiva acción bactericida y fungicida que ayuda a prevenir las infecciones en las diferentes partes afectadas de la planta de marihuana. Este cicatrizante es capaz de cerrar todos los tipos de heridas en las plantas. Este producto tiene un color que imita la madera, no requiere un tratamiento previo para su aplicación, únicamente se debe limpiar la herida hasta alcanzar un tejido sano de la planta, este producto es capaz de formar una capa protectora, resiste a la intemperie y microporosa.


    La mayoría de los productos cicatrizantes para tratar las heridas por corte de las plantas madres para extraer esquejes o por las podas de mantenimiento, están hechas a base de resinas, además de otros componentes que propician la correcta cicatrización, protección y cura de las heridas que ha sufrido la planta ya sea por la realización de poda, injertos y/o cortes accidentales.


    Los productos cicatrizantes que se encuentran en el mercado pueden ser aplicados directamente en la zona afectada, ya sea con una espátula, un pincel u otro utensilio que facilite su correcta aplicación. Es importante recordar limpiar la zona de la planta que ha sido afectada antes de aplicar el producto.


    No hay motivos para perder más plantas de marihuana en cada cultivo debido a los errores o accidentes al momento de la realización de esquejes, o simplemente la poda de mantenimiento de las plantas, con la aplicación de los cicatrizantes las heridas y daños causados por estas acciones quedarán solventadas, protegiendo a las plantas, sellando las heridas y haciéndolas sanar rápidamente, además de protegerlas de la acción de virus, bacterias y hongos capaces de producir una infección fatal en la planta de marihuana.


    Los cicatrizantes para marihuana son la solución indicada para estas heridas inoportunas durante el cultivo de las plantas, ofrecen un excelente resultado luego de su aplicación y por una muy buena inversión, la planta crecerá sana de ahora en adelante, una vez sellada la herida y protegida de posibles infecciones producto de un corte indeseado. Los cicatrizantes aportarán todas sus propiedades en pro de la salud de la planta, evitando a toda costa cualquier efecto nocivo derivado de la herida, ya sea una infección e incluso el estrés causado en la planta por la repentina herida causada.

  • Sex inverter es un potente inhibidor de la liberación de gas etileno, potente hormona liberada en plantas dioicas para la producción de flores femeninas. Con este producto podremos hacer nuestras propias semillas de Marihuana feminizadas.
  • La lana de roca es un sustrato de fibra de vidrio para enraizar tus esquejes de Marihuana. Comúnmente es muy utilizado para trasplantar tus clones a un sistema hidro/aero, pero se puede usar en cualquier sustrato.

    Lana de roca para marihuana


    Uno de los sustratos más empleados en el cultivo de plantas de marihuana es la lana de roca, éste se encuentra hecho de fibra de vidrio y es especial para realizar el enraizamiento de los esquejes de las plantas. Es común emplearlo en el trasplante de los clones a un sistema de cultivo de tipo, sin embargo puede ser usado en cualquier tipo de sistema.


    Realizar cultivos en lana de roca es tan solo un paso hacia el sistema hidropónico, y que al igual el sistema de cultivo en coco, este sustrato es inerte, caso contrario a la tierra. Por lo tanto no hay ningún material descomponiéndose y por ende se debe aplicar fertilizante en cada riego que se le haga a la planta para así conseguir un crecimiento vigoroso y hacerla cada vez más fuerte y resistente.


    La lana de roca se emplea entonces como sustrato en los sistemas de cultivo de tipo hidropónico, y su uso nace en Dinamarca, llegando poco tiempo después a los Países Bajos, en donde se tiene un gran conocimiento sobre este tipo de cultivo y además poseen una cantidad impresionante de estos invernaderos con una tecnología inigualable en ellos. La lana de roca para marihuana es uno de los sustratos más empleados actualmente, debido a su calidad, su coste y todas sus características favorables.


    El sustrato de lana de roca se encuentra compuesto por los siguientes elementos: diabasa al 60%, 20% de piedra caliza y 20% de carbón de coque; los cuales son mezclados y fundidos. El resultado de esta combinación de elementos, fundidos a altas temperaturas, son fibras realmente finas, de 0.005 mm de grosor. Además de estos elementos, se les añade otras materias para lograr el balance correcto de la mezcla y así proporcionarle más propiedades al producto final. Es un sustrato inocuo y completamente libre de patógenos.


    Como todo material, la lana de roca posee sus propiedades físicas, las cuales le hacen cumplir correctamente con su función, estas propiedades son las siguientes: un 0.9% de capacidad para reservar agua, capacidad de aireación entre 35% y 45%, una porosidad del 96%, capacidad para retener el agua de 30%, una densidad aparente de 0.08 g/cm2, asimila el agua fácilmente a valores mayores del 95% y no posee poder tampón.


    Este material es perfecto como sustrato, con su excelente porosidad, capacidad de aireación,bajo porcentaje de agua de reserva y buena retención de agua.Sin embargo, al cabo de un tiempo, la lana de roca para marihuana va perdiendo sus propiedades, entonces para garantizar el óptimo crecimiento de la planta se debe sustituir. Otro contra de este material es su debilidad en cuanto a su estabilidad mecánica.


    Además, otro punto muy importante sobre la lana de roca es que no es un producto biodegradable, por lo que hay que se debe estar muy atento al respecto. Existen para esto, plantas de reciclaje en Europa, las cuales se dedican a reutilizar la lana de roca que ya ha sido utilizada y desechada, en materiales de construcción.


    En cuanto a las propiedades químicas de la lana de roca, se tiene que ésta posee reacciones alcalinas, pudiendo causar el aumento del pH de la solución nutriente de la planta, pero con el transcurso del tiempo se puede corregir a medida que se le aporta el riego con los nutrientes adecuados, más ácido de lo normal, alrededor de los valores 5.5 y 5.8. Al no tener poder tampón, la lana de roca permite variar el pH aplicando pocas cantidades de solución nutriente.


    El cultivo hidropónico con lana de roca se remonta al año 1982, y desde entonces ha tenido un crecimiento bárbaro. La lana de roca suele presentarse en tablas que duran aproximadamente 2 años, con dimensiones de 1 metro de largo, entre 15 y 25 centímetros de ancho, lugar en donde se pueden cultivar desde dos hasta seis plantas de marihuana. Sin embargo para cultivos más grandes se pueden introducir hasta nueve o diez plantas. Sobre los tacos de lana de roca más grande también se realizan los Gi Grow, un sistema que permite sacar la máxima cosecha en espacios reducidos.


    Lo que lo hace un sustrato de gran empleo es su excelente capacidad de retención de agua libre, ya que la planta la puede asimilar sin problema alguno. Ocasionando que se pueda pasar un largo período de tiempo sin necesidad de ser regar la planta. Pero, su poder de no tampón hace que requiera un control más exigente del agua de riego y de los nutrientes que se emplean.


    Asimismo, la lana de roca para marihuana también se presenta en cubos o tacos de 5 cm x 5 cm x 5 cm, los cuales son ideales para realizar la germinación de esquejes. Existen también bandejas con tacos de lana de roca, con 77 o 150 alveolos, tacos de 10 cm x 10 cm x 6.5 cm. Estas presentaciones permiten lograr cosechas abundantes sin la necesidad de tener que realizar trasplantes y evitando así algunos daños en las raíces.


    En cuanto a la manera de realizar cultivos de marihuana en sustratos de lana de roca se basa en, primeramente, colocar la lana en remojo en un agua con un pH entre 4.5 y 5, bajando hasta un 6 por lo menos su pH natural, lo cual hará posible que la planta pueda absorber los nutrientes desde el inicio. Ahora con el pH controlado, se procede a comenzar el cultivo, la germinación o la extracción de esquejes. Para la realización de germinación es recomendable hacerlo con un tupper y una servilleta, una vez se comiencen a tener las raíces asomadas, se puede pasar al cubo de lana de roca. Es importante cuidar de la humedad y del riego, ya que no se debe abundar en el riego para poder darle la correcta aireación en las raíces. Además, también se puede retrasar la formación de algas en los cubos de lana tapando la luz directa.


    Para la realización de esquejes, una vez se tengan ya listos con las hormonas enraizantes, se procede a colocarlos en el taco de lana de roca, y se cortan las hojas por la mitad para que no sufra de una rápida deshidratación. El enraizamiento será óptimo en unos 7 o 10 días, debido a la aireación que se le otorga al tallo, evitando que éste se pudra. Asimismo, se debe estabilizar el pH de la lana para que la raíz no sufra de bloqueos. Debe contar con un riego controlado y automatizado para que la lana no se seque y produzca el estrés en el sistema radicular de la planta.


    Es recomendable además, realizar la limpieza del sistema radicular en la lana de roca una vez a la semana, esto se debe a la poca capacidad que tienen para retener nutrientes y sales.

  • Este tipo de sustrato es de una textura esponjosa. Mantiene la humedad y se oxigena fácilmente. Es una opción biodegradable para hacer tus esquejes de Marihuana.

    Sustrato "esponjas orgánicas" para marihuana


    Actualmente se han desarrollado nuevas formas de sembrar, nuevos productos y nuevas técnicas que buscan mejorar los resultados de las cosechas en niveles que nunca antes se habían visto. Una de las nuevas formas de sembrar es la siembra de las semillas en unas esponjas, este método innovador no puede ser el más práctico o elegido por todos los cultivadores, ya que no se puede cultivar un gran número de semillas, pero se puede utilizar en semillas de rápido crecimiento o unas semillas con gran producción de flores, ya que en tan solo unas semanas se tendrán unas plantas listas para cosechar. La siembra de semillas de marihuana en esponja se ha convertido en una práctica para que los cultivadores sin importar la experiencia puedan aprender cómo se desarrollan las plantas solo con los elementos naturales, agua, luz solar y aire.


    Primero deberás adquirir las semillas de la variedad que prefieras, se recomienda que sean de crecimiento acelerado para plantar en las esponjas. Estas semillas de crecimiento rápido son preferibles para este tipo de cultivo ya que están más preparadas para absorber todos los nutrientes de la tierra en muy poco tiempo. Se pueden plantar flores según sea la temporada y colocarlas en el exterior. No solo las semillas de marihuana servirán para esta técnica, también puedes utilizar semillas de otros brotes como el berro, lechuga, alfalfa, rábano, etc y hasta de flores. Luego deberás enjuagar muy bien en agua corriente la esponja para que esta absorba lo más que pueda del agua antes de apretarla y quitarle el exceso de agua, debe quedar humedecida más no goteando. Se colocará la esponja ya húmeda en un plato poco profundo, sirviendo la función de molde de pastel.


    Se pueden realizar pequeños agujeros dentro de la esponja con pinzas para pasar a plantar las semillas, se puede mantener una pequeña distancia entre cada semilla para que cuando empiecen a enraizarse no se molesten unas a otras. Ya con las semillas plantadas se puede pasar a colocar el plato con la esponja en un área donde se reciba una buena cantidad de sol, bien sea una mesa o encimera. Es necesario revisar diariamente la esponja para comprobar la humedad de la misma, si la esponja se siente un poco seca se podrá agregar agua aunque se debe evitar ahogar la esponja con agua ya que puede pudrir las plantas. La cantidad específica deberá ser una cucharada de agua de ser necesaria.


    Cuando se plantan las semillas de flores es preferible utilizar una maceta durante cada cosecha, asegurándose de tener una olla o un recipiente con un orificio que servirá para el drenaje del agua en la parte inferior, si no se le coloca un drenaje al recipiente donde se plantan las flores es probable que se presente una pudrición de las mismas, perjudicando la cosecha realizada y perdiendo el tiempo y dinero invertido. La marca dominante de las esponjas orgánicas para el cultivo de marihuana son las Root It esponjas de enraizamiento, las cuales están fabricadas con materiales de origen 100% orgánicos que al mismo tiempo son biodegradables, diseñados en su totalidad para maximizar el alcance de la germinación y el enraizamiento de todas las plantas de marihuana. Los podrás encontrar en las tiendas de marihuana más importantes de tu zona, poniendo en práctica esta novedosa técnica que se adapta a todos los niveles de conocimientos de los cultivadores.


    Están fabricadas a partir de turba y corteza mezcladas, que se han aglutinado con algunos polímeros que también son biodegradables obtenidos de la materia vegetal procesada y que logran conseguir una textura microperforada que se parece mucho a los tacos de turba Jiffy también ideales para el cultivo de la marihuana. Por las características que posee es muy difícil que se deformen cuando las estés manejando, como puede suceder con los tacos de tierra, que si no se tratan con cuidado al manipularlos pueden quedar inservibles. Además de todo, ayudarán a acelerar los procesos de germinación de las semillas de marihuana, mejorando el enraizamiento de los esquejes de cannabis, por lo que a la final se conseguirán unas plantas que durante todo su ciclo de vida se continuarán desarrollando de manera muy vigorosa.


    Estas esponjas cuentan con un agujero dial, en la parte superior son más anchos y pesados dándole el espacio necesario a la semilla, proporcionando el ambiente ideal para ella, además cuenta con un agujero más fino que se encargará de sostener el clon dejando un espacio para colocar en la parte superior un gel de enraizamiento, mejorando el tiempo y los resultados en esta etapa. Con tecnología avanzada y actual, la propagación de las raíces dentro de las esponjas se ha presentado como un adelanto en las tecnologías de propagación. Las esponjas destinadas al uso de las raíces son las que utilizan la mezcla entre corteza y turba unidad, además de un polímero biodegradable que se deriva de las mismas plantas. Esto significa que por ser un producto totalmente natural de degradara solo con el paso del tiempo y el uso que se les dé a los mismos.


    Por sus avances en la tecnología y la realización de los mismos, las esponjas retienen la cantidad necesaria de aire y agua, resultando en un crecimiento explosivo de las raíces, así como una expansión de las raíces más rápida. Cuando la esponja de Root It se encuentra enraizada, podrás trasplantar la planta a cualquier medio de cultivo que sea de tu preferencia, arcilla expandida, lana de roca o el suelo directamente, también se adaptan a los sistemas hidropónicos. La absorción de los nutrientes será mayor, las esponjas aíslan las raíces contra elementos externos como la falta de humedad o el calor, contiene microbios y micronutrientes que ayudan en la germinación de marihuana. Son unos productos que respetan el medio ambiente y por ser biodegradables le están aportando beneficios próximos al ambiente, con su utilización está garantizado un enraizamiento más rápido y vigoroso, en tan solo una fracción de tiempo y que te dará resultados de calidad profesional.

Productos de Esquejes y Propagación

por página
Mostrando 1 - 12 de 29 items

Cuando tenemos una genética que nos gusta fumar, y tenemos una madre en ciclo vegetativo, podemos repetir tantas vedes como queramos. Dadas unas condiciones adecuadas y con la utilización de algunos elementos, podremos hacer clones exactos de la planta original. La técnica consiste en cortar una punta sana de la planta madre. El corte debe ser limpio, a 45º, y si es posible justo por debajo de un nudo. De esta manera aprovecharemos este tapón natural de la planta. Con el cúter cortaremos las hojas y ramas de ese nudo, impregnaremos el corte con hormonas de enraizamiento, y lo clavaremos en el sustrato. Recortaremos las puntas de las hojas más grandes para evitar la evaporación, y las humedeceremos foliarmente una vez al día. La humedad relativa adecuada para que creen raíces es de 90% y la temperatura 24º. Si nos aseguramos además de que el sustrato esté húmedo, en unos días brotaran nuevas raíces.

Greendream © 2015