Tutores Hay 7 productos.

Tutores

Productos de Tutores

Mostrando 1 - 7 de 7 items

prácticamente imposible que nuestras plantas de Marihuana crezcan rectas, y menos si cultivamos una sativa. Con ese objetivo existen tutores y distintos accesorios.

Tutores para marihuana


Las plantas de marihuana que se siembran demasiado cerca pueden llegar a estorbarse la una con la otra, dándose sombra y evitando que las ramas laterales reciban toda la luz necesarias para un buen desarrollo. Con la falta de luz las plantas manifiestan como consecuencia un exceso en el estiramiento, creciendo mucho en altura sin llegar a desarrollar bien los cogollos secundarios y terciarios, por lo que a la final terminan con un buen cogollo central pero una producción total baja. Las plantas se desarrollan más equilibradas y con una producción mayor de los cogollos si se siembran con una distancia entre ellas, lo ideal será que las ramas de una planta no toquen a las que se encuentran a su lado.


Las ramas más bajas de las plantas por lo general suelen mantenerse en la sombra por lo que se desarrollan poco. Cuando están muy cerca del suelo se manchan de tierra y sirven como entrada a las plagas y enfermedades que atacan a los cultivos. Se recomienda podar las primeras ramas que se encuentran en la parte baja de la planta para que el tronco quede libre de ramas, aunque algunos cultivadores eliminan todas las ramas, dejando solo unas pocas para que los cogollos crezcan en esas ramas específicamente. Utilizando estos sistemas ofrece cierta libertad para que las plantas se puedan sembrar más juntas, ya que solo teniendo pocas ramas el crecimiento se realiza más vertical, haciendo que la planta ocupe muy poco espacio.


Otra de las ventajas al tener pocas ramas es que se puede acelerar de manera considerable los procesos de manicurados de los cogollos, ya que los cogollos pequeños desaparecen por sí solos, y los restantes son más gruesos y grandes, por lo que son más rápidos y fáciles de limpiar. Los tallos de las plántulas pequeñas se pueden doblar de dos formas, por la base del tallo o la mitad del mismo. Un tallo puede caerse principalmente por algunos motivos. Por la falta de luz, en los interiores se produce cuando los focos no luz suficiente, no tienen la potencia necesaria o existe mucha distancia entre la plántula y el bombillo, haciendo que la planta se espiga y no soporte el peso de sus primeras hojas. En el exterior ocurre cuando se germina antes de tiempo y la luz solar no es vertical, además de que los días son más cortos.


Los vientos en interior, pueden ocurrir por tener una errónea colocación de los extractores e intractores se pueden crear corrientes de aire que caigan las plántulas por tener los tallos delicados, en el exterior una corriente de viento muy fuerte puede acabar con un cultivo si las plantas no se encuentran tutoradas. La lluvia también puede hacer que las plantas caigan, en interiores solo se necesita tener cuidado con la regadera o los riegos en spray, ya que una acumulacion de gotas puede doblar los tallos. En el exterior una lluvia muy fuerte puede terminar con un cultivo, por lo que se deben mejorar los cuidados.


Los tutores son unas estacas que se clavan junto al tallo principal de la planta y se atan a la misma con la finalidad de darle un soporte extra al tallo que evitará que la planta se doble por los distintos factores, bien sea el viento o el exceso de peso en las flores. El tutor se hace más necesario en aquellas plantas que se encuentran en macetas, por el escaso espacio que tienen las raíces para extenderse como deberían si estuvieran cultivadas en tierra.
Algunas veces las raíces no se desarrollan bien, aún estando sembradas en el suelo, bien sea por el exceso de riego, la falta de luz o la densidad que tenga la plantación sea muy alta y los tallos crezcan más en altura y no engordan lo suficiente. Las matas muy largas son débiles y están expuestas a la rotura de los tallos o de las armas por la lluvia o el viento, por lo que no solo requerirán un tutor que soporte el tallo central sino que se beneficiarán si se asegura el tutor con la rama principal. El tallo central siempre se debe atar al tutor en distintas alturas para que esté cumpla su función, teniendo en cuenta no apretar las cuerdas o alambres en exceso que se utilizarán, ya que debe permitir que el tallo engorde normalmente sin que la atadura lo límite.


Las estacas empleadas como tutores deben ser gruesas para soportar todo el peso de las ramas y los cogollos a medida que vayan creciendo y engordando con el desarrollo del ciclo, cuando se presentan las lluvias en los cultivos los cogollos tienen a incrementar su peso ya que acumulan mucha más agua, por lo que la presión sobre los tutores se hace mayor, al igual cuando hace mucho viento. Cuando se combina la lluvia y el viento en una sola tormenta es cuando se presentan los mayores daños en las plantas, aún más cuando la floración está empezada. Con los tutores, esto no sucedería en tal magnitud como si no tuviera nada de apoyo la planta.


Las plantas de marihuana son inteligentes sabiendo florecer en su máximo esplendor lo más rápido posible para recibir todo el polen del macho y así convertirse en la madre y producir semillas preciosas. Si se desea conseguir flores más grandes se debe inducir la floración en las plantas. Cuando los cogollos se hacen grandes, las plantas pueden doblarse por el peso propio o el de las flores, dejando de hacer sus flores y comienza a hacer un tronco que sea capaz de soportar el peso de la flor y es ahí donde entran en juego los tutores. Son simples cañas de plástico o naturales, las que se deben introducir al lado del tronco y atarlo al mismo cerca de donde empieza la flor del centro, debajo de la porra central. Esto sujetara la planta, la misma al ver que no se dobla y sigue teniendo los cogollos gordos seguirá incrementando el peso ya que ha comprobado que no es frágil y aguantara todo el peso que vendrá.

Greendream © 2015