Preventivos e insecticidas Hay 33 productos.

Preventivos e insecticidas

Subcategorías de Preventivos e insecticidas

  • Ésta es la solución menos contaminante. El procedimiento es identificar la plaga que nos está afectando, y crear una colonia de depredadores que crecerá hasta eliminar dicha plaga. Cuando nuestra plaga este controlada o eliminada, los depredadores disminuirán en número hasta morir. Si optamos por este método no dejaremos residuos de insecticida en la planta de Marihuana, cosa que contribuirá a que el producto final sea menos perjudicial.

    Este producto únicamente está disponible para recogida en tienda.

    Productos para plagas en el cultivo de marihuana


    Durante el cultivo de las plantas de marihuana es muy probable que sean atacadas por la acción de diversas plagas, esto es común que ocurra en los cultivos que se realizan en el exterior. Existen variedad de insectos y hongos desagradables para la cosecha que se encuentran en el jardín, pudiendo afectar y dañar la salud de las plantas de marihuana. Es importante entonces brindarle el cuidado y la correcta prevención con los productos para plagas en el cultivo de marihuana, con tan solo unos cuantos pasos muy fáciles de seguir, se podrá salvar del ataque de plagas a las plantas de marihuana, o incluso prevenir la acción de éstas.


    Al comenzar la estación de la primavera, las plantas comienzan el proceso de germinación, logrando obtener un tamaño considerable en poco tiempo, haciéndose cada vez más provocativas para las plagas que esperan ansiosamente alojarse en las plantas. Ser cuidadoso y prevenir estos escenarios evitará que se produzcan cosechas infructuosas y por ende no habrán disgustos ni pérdidas de tiempo debido al colapso de toda una cosecha por el ataque de las plagas en las plantas de marihuana. Parece injusto que luego de varios meses cuidando y nutriendo a las plantas, sean consumidas por las plagas. Es por ello que se debe prevenir a toda costa que las plagas lleguen a las plantas, estando entre las más conocidas: mosca blanca, pulgón, araña roja y caracoles, están esperando acechar.


    Entre los productos para la prevención de plagas en la marihuana se encuentran tres productos para el cultivo en exterior, con los cuales se pueden acabar con las plagas a cabo de poco tiempo. Estos productos son el aceite Neem, el Propolix y el Bacillus Thuringiensis, una gama de productos naturales aptos para ser empleados en las plantas y acabar con las plagas que las acechan de una vez por todas, y lo más importante es que de esta manera no se estarían empleando pesticidas, cero químicos para la marihuana.


    Sin embargo, estos productos al ser completamente naturales, funcionan más como preventivos, no poseen el mismo poder que los plaguicidas químicos. Estos productos presentan una gran ventaja, y es que no dejan residuos en las plantas, y aún si dejase residuos, ésto no sería tan perjudicial como usar productos químicos. Al finalizar, se puede pulverizar a las plantas con agua solo después de transcurrido 3 o 4 días desde la aplicación del producto, de tal manera que se puedan lavar las hojas del exceso del producto.


    El aceite Neem es recomendado en el caso de insectos con alas y con una corteza dura. Este aceite proviene de un árbol que es tóxico, huyendo los insectos de él, motivo por el cual, luego de pulverizar las plantas de marihuana con el aceite, los insectos creerán que se trata del árbol de Neem y escaparán de la planta inmediatamente. Puede ser de gran utilidad cuando la primavera está por comenzar, para repeler a las plantas de los ataques comunes en esta época, manteniendo su uso durante el cultivo entero. Este producto funciona contra la mosca blanca, los trips y la araña roja, siendo los trips una plaga altamente peligrosa, que gracias al aceite de Neem se puede prevenir su ataque en las plantas de marihuana fácilmente, pulverizando el producto y colocándolo en el agua de riego.


    Un punto importante a resaltar es que el aceite de Neem debe ser empleado como preventivo y no como curativo, ya que si se usa cuando la planta ya está plagada, notarán que la planta no es tóxica realmente, se alimentarán de ella y el repelente no tendrá efecto alguno. En el único caso en el que sí es completamente efectivo el aceite de Neem es con la mosca del sustrato, aplicando el producto a una razón de 4ml por litro en el riego, se puede eliminar por completo la planta.


    El modo regular de emplear el aceite de Neem, es pulverizando el producto en las plantas de marihuana sobre ellas y por el lado interno de sus hojas. Su dosificación es de 2ml por cada litro de agua, aplicándolo cada 15 o 21 días de manera preventiva. Para emplearlo con la finalidad de ahuyentar las plagas se debe usar todas las semanas, garantizando la disminución de la población.


    Por su parte, Propóleo o Propolix actúa en contra de los hongos, estos fastidiosos organismos que infectan a las plantas de marihuana ya sea en el sustrato, en sus hojas en sus flores, los hongos cuando llegan a las plantas son una real plaga y se encuentran en abundancia en todos los cultivos. Al analizar la cantidad de THC de las plantas, un 80% de ellas dan positivo en cuanto a la presencia de hongos. Estos agentes patógenos son de los que se instalan en las plantas para alimentarse y no descansar hasta dejarla sin cosecha alguna si no se toman cartas en el asunto.


    Propolix es un producto para plagas en las plantas de marihuana producido por las abejas, una sustancia muy simple y completamente natural, ideal para evitar que los hongos se instalen en las plantas y la dejen sin vida. Propolix protege a la planta contra el ataque de cualquier tipo de hongo, claro está, usándolo como medio preventivo, consiguiendo que la planta siga adelante sin ningún inconveniente.


    Una vez las plantas ya se encuentran infectadas por algún hongo, se vuelve complicado solventar este problema. Únicamente cuando se trata del hongo oídio o la roya, se puede retroceder el ciclo en el que se encuentra el hongo, pero no es posible su completa exterminación. En el caso de tener oídio en la planta, lo recomendable es aplicar Propolix una vez a la semana, pero no antes de los primeros 7 días previstos. Con la primera aplicación las esporas del hongo aparecerán dentro de los primeros 4 a 5 días, pero no es sino hasta los 7 días posteriores que se aplica Propolix. Cuando se realice la segunda aplicación se podrán apreciar aún, pero ya en la tercera aplicación los hongos no se verán, tardando unos diez días en formarse las esporas si no se continúa con el tratamiento. Se puede mantener el procedimiento hasta el final, haciendo una respectiva limpieza de excesos tal como con el aceite de Neem.


    Contra los gusanos u orugas se puede emplear Bacillus Thuringiensis, el cual seca estas bacterias y termina acabando con todos. También debe ser empleado como medio preventivo cuando los organismos se encuentran de pequeño tamaño, al ser más grandes el efecto no es el mismo.

  • Siempre es mejor prevenir que curar. Llevar un estricto control en la prevención nos va a ahorrar muchos dolores de cabeza. Es muy interesante establecer unas pautas periódicas para utilizar los diferentes preventivos en nuestras plantas de Marihuana.

  • Con este producto trataremos nuestras plantas de Marihuana para eliminar los insectos perjudiciales para las puedan atacar. De igual manera que los fungicidas, podemos encontrar insecticidas específicos para cada especie de plaga.

    Insecticidas para el cultivo de marihuana


    Algo molesto que pasan los cultivadores es observar las plagas en los cogollos y tener que recurrir a venenos u otras herramientas que pueden afectar seriamente el crecimiento y la producción final de la cosecha. Dentro del mundo del cultivo de marihuana se emplea como medida de seguridad los pesticidas o insecticidas naturales para prevenir estas plagas. Los pesticidas que se destinan al uso agrícola han sido altamente estudiados para asegurarse de que no serán peligrosos para el consumo luego de que se fumiguen con ellos, eso sucede con los insecticidas ecológicos y naturales, ya que aunque se han realizado estudios sobre los mismos, los productos que se utilizan son menos tóxicos y por tener un uso prolongado el riesgo disminuye.


    Los pesticidas son productos utilizados para repeler, matar, controlar o prevenir algún o varios tipos de plagas. Dependiendo el tipo de plaga que se desee eliminar los pesticidas se dividen en varios tipos, acaricidas, fungicidas, herbicidas e insecticidas, los cuales están especialmente diseñado para controlar los insectos, hongos, ácaros o malas hierbas que puedan presentarse. Los insecticidas pueden ser naturales cuando alguno de sus principios activos tiene origen en alguna planta, mientras que los insecticidas sintéticos son los que han sido creado por el hombre. También se pueden clasificar en orgánicos o inorgánicos dependiendo si contienen carbono o no en su composición.


    Existen cerca de diez mil especies de insectos que se alimentan de las cosechas, así como también hongos, ácaros, virus, bacterias, nematodos que pueden afectar a las plantas en general. La mayoría de las plagas que afectan los cultivos de marihuana tienen grandes capacidades de ir desarrollando una resistencia a los nuevos pesticidas o insecticidas que se utilicen para acabar con ellos, por lo que cada vez van perdiendo su eficacia lo que obliga a los laboratorios a desarrollar nuevas fórmulas para acabar con estos molestos problemas. Los cultivadores que se enfrentan a las plagas buscan acabar con las mismas de la manera más sencilla posible, que al mismo tiempo sea económica y no le cause grandes daños al cultivo o al ecosistema con una sola aplicación de ser posible.


    Los insecticidas ideales son aquellos que tengan las siguientes características. Que sean específicamente dirigidos a los organismos a los cuales se necesita, sin afectar el resto de las especies o al ecosistema. Debe tener una baja toxicidad para los humanos y el resto de la fauna a la cual no va dirigido, por lo general en la etiqueta de los productos se indica cual es la toxicidad para los organismos acuáticos y los polinizadores. Deben ser accesibles pero de buena efectividad en dosis relativamente pequeñas. Deberá tener una persistencia suficiente para eliminar por completo la plaga sin acumularse en el terreno, y último pero no menos importante debe ser degradable de forma fácil en los productos inocuos y no bioacumulativos. No todos los insecticidas cumpliran con estas características pero si se lee detenidamente la etiqueta se puede elegir el correcto para cada cultivo.


    Por ley todas las etiquetas de los pesticidas deben ofrecer cierta cantidad de información que será de vital importancia para quienes decidan utilizar estos productos como la composición del mismo, qué tipo de pesticida es, cual es el modo de acción, el modo de empleo que se necesitara, las indicaciones recomendadas, el plazo de seguridad y la dosis requerida, el momento justo para la aplicación, sus incompatibilidades, precauciones, recomendaciones, etc.


    La composición es la que indica el nombre y la concentración exacta del principio activo, incluye el nombre comercial del insecticida el cual se considera secundario ya que lo importante en este caso es saber cual es el producto químico que contiene y la concentración del mismo. El tipo de pesticida es el que indicará si es un acaricida, fungicida, insecticida, herbicida, etc. El modo de acción es uno de los datos más importantes a observar ya que indica de qué manera actúa sobre las plagas, bien sea por contacto, sistémico, respiración o ingestión. Si actúa por contacto significará la muerte de los insectos por contacto directo con los pesticidas, generalmente aplicados en pulverización.


    La acción por ingestión se produce cuando las plagas muerden las plantas e ingieren el pesticida que se ha aplicado anteriormente sobre ellas. Por respiración actúa cuando las pagas absorben el pesticida mediante la respiración. Los pesticidas sistémicos son los más concretos pesticidas por ingestión ya que la planta los absorbe por sus hojas o raíces dependiendo si se pulverizan o se riegan y se encarga de distribuirlos por todo el tejido. La principal ventaja de estos pesticidas es que no requieren una pulverización tan concentrada ya que la planta se encargará de transportarlo a todos los rincones, tienen un alto índice de efectividad, aunque por penetrar el interior de la planta tardan un poco más en desaparecer de la misma.


    El modo de empleo es el que indicará cómo será su utilización. Las indicaciones autorizadas especifican a qué plantas se podrá aplicar dentro de las destinadas al consumo humano y concretamente en qué cosechas, se deben evitar los que estén indicados a plantas ornamentales ya tienen una mayor toxicidad. La dosis simplemente indica la dosis necesaria a utilizar en cada tipo de cosecha, las más comunes son en ml por litro de agua o un porcentaje específico. El plazo de seguridad es otro dato importante a observar en la etiqueta ya que explica cuánto tiempo debe pasar entre la aplicación del mismo y la recolección de la cosecha final para evitar los restos tóxicos.


    El momento de aplicación nos explica cuándo se debe aplicar, si en las semillas o en plántulas más jóvenes, ya que algunos no están destinados a utilizarse una vez que comience la floración. Las incompatibilidades es un aspecto importante ya que nos muestra si se puede mezclar y aplicar conjuntamente con otros pesticidas. Las precauciones de empleo nos indican si son tóxicos, corrosivos o nocivos por inhalación, contacto con la piel o ingestión, si son irritante, etc. Las normas de empleo indica si es necesario usar guantes o mascarilla durante la aplicación.

  • Este producto está especialmente indicado para tratar todo tipo de hongos que puedan aparecer en nuestras plantas de Marihuana. Podemos encontrar desde genéricos hasta específicos.

    Fungicidas para el cultivo de marihuana


    Los fungicidas se utilizan para evitar la proliferación de los hongos y mohos que son nocivos para los cultivos de marihuana. Los más usuales en esta categoría son el Oidio, Mildiu y Botrytis. El Oidio es un hongo parásito que se encarga de atacar las hojas de las plantas de marihuana dejando atrás una mancha blanca que es visible en forma de estrella o circular. Si este hongo no se elimina a tiempo puede llegar a infectar todo el cultivo. El Mildiu es una enfermedad que se produce en el interior de los tallos, las hojas o los cogollos por lo que es de vital importancia acabar con los mismos antes de que debilite a las plantas, pudiendo dejar la cosecha inservible. El Botrytis es muy común dentro de los cultivadores de marihuana, esté suele aparecer en los cogollos cuando se encuentra en el ambiente mucha humedad y los cogollos son densos y grandes, por lo que se debe controlar este aspecto para no perder todo el esfuerzo.


    Existen afortunadamente muchos productos en el mercado que sirven para prevenir o eliminar con todos los efectos devastadores de los hongos y mohos. Se pueden mencionar dos tipos de fungicidas, los erradicadores y los protectores, como su nombre lo indica los erradicadores son ideales para combatir la infección cuando ya se haya implantado en la planta de marihuana. Esté suele aplicarse por riego o vía foliar, sin importar la aplicación, la planta tiende a absorberlo de forma sistémica y luego reparte el compuesto a lo largo de la planta. Son muy efectivos si la infección se detecta a tiempo.


    Los fungicidas protectores son los que protegerán a las plantas antes de que la ataque cualquier tipo de infección, o sea, impedirán que se germinen las posibles esposas nocivas dejándolas inútiles. Es importante recalcar que los fungicidas de síntesis o químicos son perjudiciales para el medio ambiente ya que contienen varios componentes dañinos que le quitan vitalidad al suelo, por lo que es recomendable su uso esporádico. Es mucho mejor la utilización de fungicidas ecológicos y de ser necesarios utilizar los químicos por el alto efecto perjudicial que tienen en el medio.


    Las plagas de hongo son una de las más difíciles de solventar una vez que se presentan, aunque existen distintos fungicidas que ayudaran a frenar un poco los síntomas de los mismos. Lo mejor que se puede hacer para evitar un daño irremediable es proteger las plantas con fungicidas orgánicos como el Propolix, evitando la aparición de los hongos en las plantas. Si ya el hongo atacó la planta y si la misma es joven o ya es adulta se pueden aplicar distintos químicos, asegurando que sean orgánicos para no quemar las plantas. El Oidio y el Mildiu son de los hongos más comunes presentes en los cultivos de marihuana.


    El Oidio es un hongo que causa enfermedad en las plantas de marihuana, el cual ataca las partes aéreas de la planta. Su principal síntoma es el hecho que cubre las plantas, justo en la parte axial con una capa blanca algodonosa en forma de estrellas o círculos, cuando el ataque de este hongo es muy grande las hojas pueden ponerse amarillas y luego secarse. Este hongo se manifiesta en un principio en las plantas aisladas y luego puede cubrir todo el cultivo si no se trata con eficacia. Su aparición puede venir dada por los abonos muy cargados de nitrógeno, cuando se presentan condiciones con poca luz, un exceso de humedad, el abuso del tratamiento químico o alguna mezcla de las anteriores.


    El Mildiu es una enfermedad que se produce por hongos y causa el crecimiento de hifas fúngicas en los distintos tejidos, tiene muchas similitudes con el Oidio, pero el Mildiu se adentra en los tejidos de las hojas, frutos y tallos, diferente al anterior ya que éste se mantiene en la superficie. Por ser un endoparásito se observan los daños que el mismo hace cuando ya la planta se encuentra muy enferma, los cuales se localizan en la parte aérea de las plantas. Para todos los cultivadores existen grandes preocupaciones cuando se habla de la aparición de hongos indeseados y perjudiciales en los cultivos.


    Estos hongos pueden causar grandes daños a las plantas y a la producción final de la misma, así como calidad, sabor o aroma pueden verse afectados, por eso es necesario contar con alternativas que sean eficientes para llevar a cabo la cosecha con el mejor de los éxitos sin importar si la misma se realiza en interiores o exteriores. Por ello, es necesario conocer a fondo cuales son las plagas más comunes en el mundo de la marihuana, los fungicidas que se utilizan contra las mismas, el método más efectivo para la aplicación y las contraindicaciones de los mismos, así como los elementos esenciales para el tratamiento preventivo o un método curativo si la plaga ya se encuentra infectada.


    Existen dos tipos de fungicidas que se pueden utilizar para combatir los hongos que atacan los cultivos de marihuana. Los fungicidas biológicos son los que se usan comúnmente para evitar la aparición del Oidio, Mildiu, Botritis, Roya, etc. Toda esta clase la podrás utilizar con confianza en cualquier etapa del cultivo, ya que son menos contaminantes y amigables con el medio ambiente así como son más saludables para las plantas. Dentro de sus componentes habituales podrás encontrar propóleo, cola de caballo, aceite de neem, piretrina, jabón potásico, bacillus thuringiensis, entre otros. Los fungicidas químicos son mucho más efectivos que los biológicos, ya que contienen componentes más agresivos y contaminantes al ambiente, por su efecto residual mayor se recomienda aplicarlo antes de que empiece la etapa de floración para evitar así las trazas que puedan presentarse en el producto final. Generalmente están compuestos por estaño, mercurio, zinc, cetonas, aldehídos, etc.


    Aunque siempre será más recomendable la aplicación por pulverización, se debe estar pendiente de crear un efecto lupa por la luz solar o la de foco en las plantas. Luego de que las mismas están rociadas se debe asegurar que las mismas no reciban una luz inmediatamente después en exceso, para esto es mejor dejar las plantas secando por unas horas antes de que continúen su exposición habitual.

  • Estas trampas impregnadas de de una sustancia pegajosa nos ayudaran a controlar si hay insectos en nuestra sala de cultivo de Cannabis, y en qué cantidad.

    Trampas adhesivas para el cultivo de marihuana

    En el cultivo de marihuana es importante tener un buen control de las plagas y enfermedades que se puedan presentar en los cultivos, esto se hace posible gracias a las acciones complementarias entre sí, la mayoría de prácticas de gestión tienen un plazo largo y se enfocan en prevenir los ataques hacia los cultivos por parte de plagas y enfermedades. Estas prácticas están enfocadas en mantener una baja población de plagas y enfermedades que ya existan. De la misma forma que en la agricultura orgánica, sobre combatir las causas de un problema a tratar los síntomas es aplicable al manejo de las enfermedades y plagas. Durante el ciclo de vida de las plantas de marihuana se crean interacciones entre los organismos vivos y el medio donde se desarrollan, siendo de vital importancia para el desarrollo de las plantas.

    La salud de la planta tiende a correr más riesgo cuando se trata de monocultivos, la interacción con otras especies, comunidades, entornos, entre otros presentes en un espacio es la que determina la interacción equilibrada entre estos cultivos y las plagas o enfermedades que se presenten en el mismo. Un ecosistema que se encuentre equilibrado y bien administrado, consiste en reunir a las variedades adecuadas justo en el momento adecuado para que puedan tener una manera efectiva de reducir los niveles de plagas o enfermedades. Por ejemplo algunas variedades de cultivo tienen un mecanismo de defensa más eficiente que otros por la capacidad adaptativa que tienen al medio ambiente, corriendo un riesgo menor de adquirir plagas o enfermedades que resulten perjudiciales para el resultado final.

    Las condiciones de salud de una planta y el desarrollo que la misma tendrá depende en gran parte de la fertilidad que tenga el sustrato a utilizar. Cuando el pH y los demás elementos nutritivos y necesarios se encuentran bien equilibrados y responden a los requerimientos de la planta, esta se hará automáticamente más fuerte y se mantendrá así durante todo el ciclo de vida, desarrollándose plenamente y será menos vulnerable a las plagas ya que habrá formado un sistema protector lo suficientemente fuerte. Otros factores que influyen son las condiciones climáticas, la disponibilidad de agua y que las temperaturas sean las correctas, mantendrán una buena salud en todo los cultivos.

    Cuando las plantas no se encuentran en las condiciones correctas, las mismas empiezan a presentar señales de estrés ya que se encuentran en tensión y se concentran en combatir esta afección en vez de desarrollarse. El estrés y la tensión pone en una posición vulnerable los mecanismos de defensa de las plantas por lo que estas pueden convertirse en un blanco fácil ante las enfermedades y las plagas. Para los cultivadores es importante tener un cultivo con plantas diversas y sanas, ya que esto evita diversos problemas de infección de las cosechas y los cultivos. Gran parte de las plagas que se presentan en los cultivos son insectos, nematodos y ácaros. Aunque en otras partes del mundo algunos mamíferos y aves pueden causar daños a los cultivos.

    Una manera de prevenir las plagas y enfermedades causadas por distintos insectos se pueden implementar trampas adhesivas, las cuales son eficaces a la hora de monitorear al mismo tiempo de controlar las plagas ya que son dispositivos que atraen a los insectos y una vez en la planta quedan capturados o destruidos. Estas trampas adhesivas se utilizan para detectar los insectos dentro del cultivo, los cuales facilitan también la determinación de las especies de los mismos, obteniendo la abundancia con el fin de tener algún tipo de control químico, biológico o mecánico para eliminar las plagas. En los cultivos pequeños este es un método muy común y efectivo para eliminar cualquier tipo de plaga.

    Estas trampas adhesivas se pueden utilizar en el interior de los invernaderos justo antes de empezar una nueva plantación como medida preventiva, siendo una de las más importantes que pueda llevar a cabo el cultivador para reducir notablemente la presencia de plagas en el nuevo ciclo de cultivo que se desarrollara. Es importante seleccionar la trampa del color adecuado dependiendo de la plaga que predomina en el atra, estas se presentan en el mercado amarillas, azules o negras. Las trampas adhesivas para que resulten más efectivas se deben colocar apenas se les retire el plástico que se usa para la desinfección del sustrato y justo antes de la siembra o trasplante de un nuevo cultivo.

    De esta manera las placas adhesivas atrapan cualquier plaga que se encuentre presente en el interior del invernadero, el cual se encuentra despejado para cuando se introduzca la nueva plantación. Si se desea aplicar un refuerzo extra antes de plantar, es conveniente realizar un leve espolvoreo con azufre para retirar con más exactitud las hierbas malas que hayan quedado en el espacio dentro del invernadero luego de haber desinfectado el sustrato a utilizar. La mezcla de las cintas adhesivas y el espolvoreo preventivo con el azufre aumentará la protección de un nuevo cultivo para reducir grandemente los riesgos de que una nueva plantación se vea afectada por plagas que se hayan heredado del cultivo anterior.

    Las trampas adhesivas utilizadas para los cultivos de marihuana son las amarillas, ya que están destinadas especialmente a la reducción y prevención de las plagas por insectos voladores dentro de los invernaderos, gracias a su color y aroma. Las trampas azules son las indicadas para el control y la detección de trips, ya que las ayuda a localizar y disminuir significativamente la población de la misma, mientras que las amarillas son más centradas al monitoreo y control de la mosca blanca, así se previenen ataques inesperados. Sin duda se ha convertido en el mejor sistema para la prevención de plagas en los cultivos, así como la lucha contra las mismas y se mantienen siempre bajo control las poblaciones de insectos. Su uso está indicado para la agricultura ecológica ya que no afectará la producción de la planta ni le causará problemas a la misma. Sin importar el color de la trampa adhesiva, estas ayudarán grandemente en la prevención y combate de las molestas plagas que llegan a causar muchos problemas, causando más inversión de dinero y tiempo que se ha podido evitar con un buen sistema de prevención.

  • Antes de poner nuestras plantas de Marihuana en la sala de cultivo, es importante que ésta esté totalmente desinfectada tanto de insectos, hongos o algas.

    Desinfectantes para el cultivo de marihuana


    Resulta de suma importancia realizar una adecuada limpieza y desinfección en los cultivos de plantas de marihuana, en especial desde el principio. Cultivar en un ambiente totalmente higiénico y manteniendo una rutina en la que se desinfecte los materiales y utensilios de trabajo garantizarán de comienzo a fin el cultivo de plantas completamente sanas y llenas de vigor, caso contrario se presenta cuando no se toma en cuenta este apartado, resultando plantas débiles con un desarrollo sin lugar a dudas, muy lento.


    Inicialmente, se debe considerar cuál es el entorno en el que se encuentra el cultivo, por lo general, para los cultivos realizados en el interior, se debe limpiar y también desinfectar el sitio en el cual se procederá a hacer el cultivo, con la finalidad de prevenir las plagas como la araña roja, algunos insectos voladores, tales como el trip y la mosca blanca. Entonces, resulta útil comenzar con una pequeña limpieza empleando lejía mezclada con un poco de agua para limpiar bien suelos y techos, aún así, este procedimiento no es suficiente para garantizar que el cultivo estará completamente limpio y sano, ya que existen variedades de microácaros, virus y bacterias capaces de habitar en el entorno aún, los cuales pueden claramente afectar a las plantas ya sea a través de sus vías de alimentación o en su floración. Es así como se hace necesario la aplicación de productos desinfectantes para cultivo de marihuana, que además de hacerse al inicio, también es recomendable realizar desinfecciones en el transcurso del ciclo del cultivo de la planta, como mínimo dos veces más.


    Durante estas desinfecciones es de suma importancia asegurarse de eliminar no sólo los huevos y larvas de los distintos agentes patógenos y los organismos adultos también, sino que de la misma manera se debe estar atento ante cualquier posible foco de moho u hongos, sitios donde puedan encontrarse esporas depositadas, las cuales comenzarán a germinar apenas el ambiente sea propicio para tal proceso, y proceder a su eliminación y desinfección adecuada.


    La limpieza es entonces un proceso previo a la desinfección, ambos son esenciales como preparativo para la habitación donde se realizará el cultivo de las plantas de marihuana. Antes de realizar cualquier cosa, es importante ubicar y realizar todas las obras requeridas para la colocación de equipos, herramientas, anclajes, extractores, intractores, entre otros objetos. Ahora sí se procede con la limpieza, proceso en el que se separan de las superficies de la habitación, la suciedad o cualquier otro soporte físico y nutritivo para la vida del microorganismo perjudicial para las plantas, ya sea a través de medios físicos o mecánicos. Para este proceso es usual emplear detergente, logrando eliminar físicamente materia orgánica, evitando la contaminación de los objetos.


    Para realizar una correcta desinfección en el cultivo de marihuana, la limpieza es un factor crucial, de ella dependerá la eficacia de la desinfección. Se debe iniciar aspirando todo el área, pisos, paredes y techos incluidos, especialmente en las esquinas y posibles oquedades ocultas, de existir rodapié es recomendable quitarlo ya que éste es un foco para los microorganismos y por lo tanto infecciones. Luego, si se procede al lavado con una disolución de detergente, o también podría emplearse hidróxido de potasio o de sodio, pero con especial cuidado porque puede producir heridas y hasta quemaduras fácilmente al entrar en contacto con agua. Una vez finalizado el proceso de limpieza, se debe esperar un tiempo prudente para que las superficies se sequen y se pueda proceder con la desinfección del sitio, para lo cual se recomienda el uso de desinfectantes.


    Los desinfectantes son aquellas sustancias químicas con las cuales se pueden destruir los microorganismos presentes en la zona y que debe ser aplicado únicamente sobre materiales inertes sin siquiera alterarlo. Entre los desinfectantes para cultivos de marihuana más empleados se encuentran Enviroclean, Solfac automatic forte y el Room Clean de Essentials.


    Enviroclean es un producto fungicida, bactericida y alguicida para la desinfección de estos microorganismos patógenos. Es un desinfectante muy potente, empleado para locales, instalaciones y también en los implementos que se utilizan en el cultivo de las plantas para evitar otras contaminaciones.


    Por su parte, el Solfac automatic forte de Bayer es un insecticida especial para combatir mediante la nebulización, las moscas, mosquitos, cucarachas, pulgas, garrapatas y otros organismos dañinos para las plantas. Este insecticida nebulizante automático es empleado en el control especialmente doméstico, de todas las diversidades de insectos, incluyendo polillas y arañas. Está especialmente diseñado para ser empleado en los sitios que son de acceso muy complicado, así como techos falsos, trasteros y otros. Solfac automatic forte es un producto altamente eficiente contra las pulgas en las casas donde se tienen animales domésticos. Otros de sus beneficios es que no mancha, no posee olor y es de fácil empleo.


    También se posee un desinfectante y/o insecticida de suelo, con el cual se puede lograr un perfecto control sobre los insectos en el suelo, atacando plagas tales como los gusanos grises, de alambre y blancos, la rosquilla negra, tijeretas, la mosca de la cebolla, entre otros. Este producto viene en presentación microgranulada.


    Finalmente, el Room Clean de Essentials es un producto limpiador completamente orgánico, con el cual se puede desinfectar la sala donde se realiza el cultivo de la planta de marihuana, al ser un producto 100% natural le permite a la planta crecer y florecer en un ambiente muy sano, además de libre de bacterias y hongos que puedan perjudicar su salud. Este producto puede ser además, empleado en diversos tipos de superficies duras, como plástico, metal, madera, vidrio, vinilo, superficies pintadas, entre otros.


    Para garantizar un cultivo sano y vigoroso, libre de plagas es importante contar con una sala de cultivo limpia y desinfectada en su totalidad, evitando la posible y nociva contaminación de las plantas de los diversos agentes patógenos asociados, pudiendo emplearse diversos desinfectantes para el cultivo de marihuana tales como los que se mencionaron, no se debe dejar de lado este importante punto, la productividad de la planta dependerá de su salud, y una de las maneras de preservarlas es ésta, brindándole un ambiente libre de plagas. Aquí encontrarás los productos necesarios para la desinfección de dichas salas, una excelente inversión para el cultivo.

Productos de Preventivos e insecticidas

por página
Mostrando 1 - 12 de 33 items

Este es el principal problema que nos podemos encontrar con nuestras plantas de Marihuana. Existen multitud de insectos que pueden echar a perder nuestra preciada cosecha. Siempre es interesante tener una buena política de prevención, pero en ocasiones nos vemos invadidos. Para casos de plagas podemos optar por dos vías claramente diferenciadas: Por un lado la lucha biológica mediante depredadores y por otro lado los insecticidas, que tienen el inconveniente de la toxicidad. Cada caso de plaga es distinto y por lo tanto hay que tratarlo con la solución más adecuada.

Este producto está disponible para recogida en tienda.

Productos preventivos e insecticidas para el cultivo de marihuana


Para combatir el ataque de diversas plagas en las plantas de marihuana, existen una amplia gama de productos preventivos e insecticidas, remedios 100% confiables que sirven ya sea para la prevención y también para la erradicación total y completa de estos agentes nocivos para la salud del cultivo de marihuana. Estos productos tienen amplio efecto sobre diversas plagas como la conocida araña roja, la común pero no menos importante mosca blanca, las orugas y la cochinilla, plagas que sin lugar a dudas, una vez se instalan en la planta muy difícilmente se pueda salvar el cultivo sin la aplicación de alguno de los productos disponibles para ello.


Existen entonces productos ecológicos, ya que no poseen químicos y son completamente naturales, se encuentran el aceite de Neem Ain THC o Azaprot, el jabón potásico Biofungi o Bioleat, el Bacillus Thuringiensis Biothur, la piretrina natural Pireprot o Expelex y los extractos de plantas medicinales como Spidermite Killer. Para las situaciones de mayor grado de gravedad, se encuentran los insecticidas químicos como el Doble Acción de Compo para la araña roja y la mosca blanca, y el Confidor de Bayer para pulgones y trips.


Estos productos se ajustarán seguramente al problema de plagas que se presenta en el cultivo de marihuana, pudiendo seguir adelante con la deseada cosecha. Es importante identificar primeramente qué tipo de plaga está afectando la planta, por lo que se debe informar muy bien al respecto, para poder aplicar el producto indicado en ella y erradicar el problema en el cultivo desde el primer instante.


La afectación de las plantas de marihuana debido a plagas de insectos y diversos hongos patógenos, sucede con gran frecuencia en los cultivos que se realizan en el exterior, al estar en este ambiente es mucho más propenso que se vuelvan susceptibles ante ellos. Como consecuencia, las cosechas pueden ser mermadas y hasta se puede producir la muerte de la planta dependiendo del nivel de gravedad del asunto, si la plaga o el hongo que afecta a la planta es de alto riesgo o ya se encuentra en un nivel muy avanzado.


Claramente nadie desea que su planta sea compartida con dañinas plagas, entonces lo ideal es comenzar a tratarlas desde el inicio con insecticidas preventivos naturales, como lo es el aceite de Neem Ain THC, que es un producto completamente biológico especial para este caso de prevención. Otro problema que puede ocurrir en el cultivo de las plantas de marihuana viene siendo la aparición del hongo oidio, y con el producto OidioProt se podrá combatir el este hongo incluso desde una semana antes de realizar la cosecha.


El tipo de producto, insecticida o fungicida a aplicar, dependerá del tipo y el nivel del hongo o de la plaga que afecte a la planta, así como de la etapa del cultivo en que se encuentre, ya sea en la de crecimiento o floración, pudiendo identificar la composición del producto y su manera adecuada de aplicar.


A continuación se presenta brevemente una descripción de los productos preventivos e insecticidas para el cultivo de marihuana más empleados por los cultivadores, denotando sus propiedades, cuándo puede ser empleado, sobre cuál insecto u hongo hace efecto, entre otras especificaciones.


En cuanto a los insecticidas y fungicidas biológicos, estos por lo general no dejan tras su rastro ningún residuo, ya que son naturales. Además pueden ser aplicados durante cualquier fase del cultivo de la planta, incluyendo la etapa de floración. Esta opción, de los productos biológicos es ideal ya que de esta manera se preserva el entorno, además de la misma planta, sin mencionar que su uso implica una menor peligrosidad.


Entre los productos biológicos más empleados se encuentra en Spruzit, un insecticida muy potente con un amplio espectro de eficacia y además tiene acción ovicida. Otros de los productos insecticidas biológicos altamente funcionales es el Biothur, el cual es el indicado para acabar con la oruga del cogollo, el Plant Vitality Plus, que es un producto biológico especial para combatir las plagas de araña roja, y el Expelex que es una de las piretrina orgánica que posee más usuarios que cualquier otro. Estos últimos tres productos son los que se deben emplear en el caso de preferir un bajo impacto en el entorno de la planta y para la prevención de posibles ataques de plagas.


Sin embargo, también se encuentran los fungicidas e insecticidas químicos, los cuales poseen una mayor efectividad pero al mismo tiempo causan muchos residuos en la planta de marihuana y perduran por mucho más tiempo. Estos productos insecticidas para el cultivo de marihuana deben ser empleados únicamente en la fase de crecimiento. Y la última aplicación de los productos insecticidas químicos deben ser antes de comenzar la etapa de floración, de lo contrario, el producto puede encontrarse aún cuando se realice la cosecha.


Entre los productos insecticidas más empleados se encuentra el Bermectine, el cual es altamente eficaz dándole la batalla a la araña roja, así como el polivalente Klartan, un producto que extermina velozmente diversas plagas e insectos así como la mosca blanca.


Es importante prestarle mucha atención a las plantas de marihuana, ya que es posible detectar desde el principio del cultivo diversas marcas que son ocasionadas por los insectos, o incluso la formación de esporas o cualquier otro indicio de la presencia de algún hongo o agente patógeno dañino para la planta, pudiendo así, tomar prudencia y comenzar a tratar la planta a tiempo para poder curarla.


El producto preventivo o insecticida para el cultivo de marihuana que se vea afectado por la acción de algún hongo o plaga ideal para la situación que se presente, se encuentra en esta sección, luego de identificar cuál es el problema, se debe escoger adecuadamente con cuál se erradicará la plaga. Un correcto diagnóstico a tiempo podrá hacer que se sane la planta y así poder continuar con una cosecha sin problema alguno por agentes externos, tener un cultivo limpio y sano es lo primordial para cosechar un producto inigualable, así que se le debe proporcionar todo lo indispensable a la planta para lograr tal objetivo.

Greendream © 2015